Es una constante en la vida de las personas buscar respuestas a sus interrogantes que se plantean en el desarrollo de su existencia con la finalidad de llenar los vacíos existenciales que provocan las respuestas sin respuestas.
Conozco el caso de un niño y adolescente que se crió en las calles pero salió de ellas fruto de su voluntad y el apoyo que le brindaron como soporte emocional, empero siempre anidaba en su interior porque sus padres lo habían abandonado sin saber nada de ellos. Lo que sí tomó conocimiento que su nacimiento fue producto de una relación circunstancial de sus padres y que le decían que su madre había muerto, que había establecido otra relación. La respuesta en ese niño adolescente, ahora adulto, fue que se sembró la esperanza de buscar a su madre y saber quién es la autora de sus días, por qué lo abandonó, que nunca se preocupó de él, buscando referencias después de muchos años le comunicaron que su madre vendía verduras en un puesto de la parada del Cercado de Lima. La ubicó, se identificaron, se abrazaron y actualmente mantienen una relación, que no es tan afectuosa porque no se sembró ni cosecho el afecto a temprana edad, pero sí el joven adulto tuvo respuesta debido a su perseverancia, saber quién es su madre biológica, por qué lo abandono y nunca se preocupó por él. La madre le contestó que la relación con su padre había sido fugaz y quedó embarazada y se lo entregó a su papá para que lo críe porque era una madre muy joven sin experiencia y sin apoyo de ninguna naturaleza.

La esposa del padre, es decir la madrasta, lo trataba muy mal a este niño adolescente y el padre en lugar de apoyar al hijo defendía a la madrasta, por lo que el menor decidió irse a vivir a las calles, donde encontró amigos con problemas similares y se formaron lazos de amistad, compañerismo y protección entre ellos, es decir, encontró respuestas que no encontraba con sus padres. Ahora en la actualidad es un profesional de la salud, docente universitario, que ayuda a la gente que no tiene respuestas en su vida emocional y que sufre experiencias similares, empero con su ayuda van encontrando una razón por qué vivir.

A cualquier edad la vida está llena de interrogantes desde que naces hasta cuando llegas a ser adulto mayor. Esta línea de tiempo te da la oportunidad de obtener respuestas de acuerdo a la edad del desarrollo, por ejemplo, los niños buscan el cariño, amor y protección de los padres, los adolescentes buscan respuestas a su sexualidad e identidad sexual y si no encuentras respuestas en el grupo familiar, lo buscas en la calle que algunas veces no son las más satisfactorias. Cuando eres joven las respuestas que quieres obtener son otras, ingresar a trabajar, estudiar en un instituto o la universidad, graduarte, formar una familia, escoger la pareja adecuada, educar a los hijos, disfrutar de los nietos y cuando llegues a ser adulto mayor, gozar con tu pareja lo que has sembrado y cosechado, observando cómo los hijos y seres queridos van logrado sus metas.

Qué respuestas busca la persona adulto mayor, en primer lugar salud, en segundo lugar, paz interior, en tercer lugar, satisfacer sus necesidades económicas, en cuarto lugar, disfrutar de la naturaleza, en quinto lugar, conversar, es lo más terapéutico.Quiero concluir este trazado en el siguiente sentido: “Nunca te preocupes de llegar a ser adulto

mayor, lo importante es haber obtenido respuestas a tu existencia y no haber llegado en vano”.