Trabajar desde cualquier lugar está de moda. Un escalón más arriba del home office y varios peldaños adelante en materia de innovación tecnológica. Impensable hasta antes de la pandemia, hoy podemos cumplir con las obligaciones laborales sentados en la terraza de la casa, en una cafetería o bien, visitando la oficina algunas horas a la semana. Podemos participar de reuniones y de seminarios, frente a la computadora.

Según Juan Pablo Ortúzar, vicepresidente de Tripp Lite para América Latina & Caribe, Work from anywhere, WFA, es el nombre con el que Harvard Business Review bautizó a esta tendencia. Si bien, al comienzo de la crisis sanitaria la mayor parte de las empresas estableció la modalidad del teletrabajo, con el paso de los meses este esfuerzo fue evolucionando hasta llegar a lo que es hoy: la capacidad de producir responsablemente, sin necesidad de estar detrás de un escritorio, cumpliendo un horario.

De un momento a otro se derribaron mitos vinculados a la falta de tecnología y de compromiso por parte de los empleados de las empresas. Según un estudio de esta publicación, la productividad laboral aumentó un 4.4%, mientras que se mantuvo la calidad del trabajo. Al mismo tiempo, empezaron a masificarse herramientas digitales que permitieron potenciar rápido este nuevo formato híbrido.

Latinoamérica y los países del Caribe, son parte de esta realidad. A partir de las cuarentenas, aumentó la demanda por una buena conectividad y el consumo de datos para trabajar, obtener información, entretenerse o contactarse con familia y amigos. Las empresas de telecomunicaciones y los organismos del estado registraron un aumento en el tráfico de datos móviles -hasta de un 40% en algunos países- en tanto que el tráfico de datos, a nivel mundial, creció en promedio un 30%. Todo, gracias al uso de plataformas asociadas al entretenimiento y a las aplicaciones laborales y de educación a distancia.

Este nivel de demanda provocó, además, que los proveedores de servicios expandieran eficientemente la capacidad de las redes. Por su parte, avanza el 5G, que permitirá aumentar en 10 veces la velocidad de conexión a internet respecto a la actual 4G, y favorecerá la interconexión entre dispositivos. Habrá más innovación y nuevos puestos de trabajo.