“El tiempo que te doy”

“El tiempo que te doy”

El transcurso del tiempo es el mejor termómetro para medir los acontecimientos humanos, disfrutamos de la presencia de nuestros padres, compartimos, reímos, cumplen su ciclo y se van, dejando las buenas semillas en los hijos, que siguen su ejemplo, empero, observas a los hijos cómo juegan en el patio cuando están pequeños, después de un tiempo los ves grandes, maduros y con responsabilidades, las parejas duran con el tiempo, se amalgaman, se convierten en relaciones sólidas, inquebrantables y, a la vez, corren el riesgo de que cada persona busque su destino, el maestro que te enseñó a leer, el tiempo le da la oportunidad de enseñarle a tus hijos, las heridas físicas y emocionales que en un tiempo preocuparon, hoy forman parte del pasado, ni quieres volver a repetir, los títulos que obtuviste por el esfuerzo intelectual no te los llevas a la otra vida, el tiempo lo decide con cuáles de los hijos se quedan con ellos, los buenos ejemplos quedan internalizados en los hijos, que con el tiempo los imitan y se trasmiten de generación en generación y muchas veces, te dicen, así eran tus abuelos y padres, con el tiempo regresa la moda, que ya no era moda, la vida es cíclica, el ser humano busca repetir la moda, antes era raro encontrar personas rapadas, ahora es muy común, con el tiempo se dejarán crecer el cabello como la década de los sesenta.

Lo importante es que el tiempo no incomode, sino haga a la persona cada vez mejor, para eso uno tiene que darse el tiempo de pensar en uno, hacer una introspección de preguntarse quién soy, de dónde vengo y a dónde voy, aprovecho el tiempo en cosas útiles o lo dejo pasar sin hacer absolutamente nada, qué hago y he hecho de la vida, he aprovechado las oportunidades o no me han interesado, has trabajado el autoestima o te sientes menos y no sabes qué hacer, en la medida que la persona se sienta importante, capaz de realizar muchas cosas buenas y positivas, valorarse, podrá ayudar a otras personas, los cambios empiezan por uno, no podemos trazarnos metas, sino no tenemos voluntad de hacer las cosas a su tiempo.

Es importante el tiempo que les das a las personas con las que interactúas, sean dependientes e independientes. Uno de los grandes problemas de las relaciones de pareja es el tiempo que comparte cada uno de ellos, al principio de la relación de enamorados, novios, los primeros años de la vida matrimonial es maravillosa, empero después comienza a deteriorase la comunicación, el compartir, se evade salir los fines de semanas, ambos ponen pretextos, el trabajo, los hijos, los padres, las relaciones sexuales cada vez son más lejanas, el amor, la pasión disminuye, llegan cansados muchas veces y en otras ocasiones aparentan, lo cierto y real es que el tiempo ha resquebrajado las relaciones porque no se sinceran los sentimientos, dudas, inquietudes, prevaleciendo las mentiras, inclusive existe relaciones paralelas, porque las ilusiones se apagaron y las otras o los otros les consienten todo, no les reclaman nada, al principio, pero después exigen todo, por eso es importante darse su tiempo para elegir como compañera o compañero a la persona que los haga feliz, hay que saber compartir las emociones y la razón.

Es fundamental el tiempo con los hijos, es peligroso ser padres presentes pero ausentes, donde los hijos se encuentran al libre albedrío, crecen, desarrollan sin afecto, sin referente alguno, nunca están los padres en los buenos momentos, ni difíciles, no escuchan a los hijos y si lo hacen es para recriminarlos, diciéndoles, les doy todo, no les falta nada, pero les faltó decir, “no les damos afecto”. Los hijos son la continuación de los padres y merecen que se les otorgue tiempo y espacio.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.