Elige con quien tener una vejez feliz

Elige con quien tener una vejez feliz

Escoger a la pareja con quien vas a compartir la vejez, es un proceso de muchas coincidencias en diferentes áreas de la relación humana, que van a permitir integración, comunicación, respeto, confianza, fidelidad, percibir las necesidades mutuas, estar presente en el momento oportuno, tener de qué hablar, disfrutar de actividades en común, música, deportes, relaciones de pareja, la lectura y fundamentalmente en la parte emocional, que significa la estabilidad de la pareja hasta el final de la convivencia.

Conozco muchos casos que en momentos difíciles de la pareja, familia, hijos, trabajo, quedaron desempleados con la consecuencia de limitaciones económicas, donde la dinámica de la vida, cambio totalmente y tuvieron que adaptarse a la nueva realidad, inclusive por motivos laborales, tuvieron que viajar al interior y exterior por las necesidades que apremiaban en ese entonces, empero, las parejas tenían un vínculo emocional fuerte, que no permitió que las relaciones se desborden y los conlleve al fracaso, todo lo contrario, el amor, los sentimientos, la fortaleza interna, permitieron que salgan adelante, renaciendo la vida que disfrutaban porque prevalecía el amor, respeto, consideración y la necesidad de permanecer juntos.

No es fácil amalgamar las relaciones humanas, porque se unen diferentes seres con distintas costumbres, hábitos y maneras de pensar, que dentro de la convivencia existe la necesidad de pulirlas, adaptarse, para llevar una vida en común, que mirándose saben lo que el otro siente y desea.

La edad cronológica es importante, debido a que las vivencias en edades muy lejanas no ayudan mucho, constituyen percepciones de la vida distintas, que muchas veces no encajan y las relaciones se convierten en disfuncionales, por supuesto con honrosas excepciones que existen, entre parejas que se llevan muchos años de diferencia, se aman, se quieren, se respetan y están unidos para toda la vida hasta que la muerte los separe.

Si bien es cierto, las relaciones de pareja tienen un comienzo y un final, en ese ínterin suceden muchas cosas, que hay que cultivarlas para que las relaciones perduren. En fin, las relaciones de pareja es una caja de Pandora, no podemos decir que las relaciones no son buenas por la falta de experiencia, ni tampoco las relaciones añosas por presumir que se han quemado etapas. Todas estas experiencias se desarrollan en la relatividad, lo importante son los sentimientos, el amor, que no tiene edad. Conozco parejas jóvenes que han estado juntos hasta la vejez y parejas maduras, que están juntas, nadie se explica cómo eso no interesa, lo trascendental es que se sienten felices, llenos de amor, ternura, cariño, consideración y respeto.

Cuando los hijos se van, buscan su destino formando otro hogar, los padres se quedan solos con el recuerdo de ellos, bendiciéndolos para que sean felices, mientras tanto la vejez de los padres es muy feliz, yo la llamo una segunda luna de miel, porque no están los hijos y volvemos a revivir cuando recién se casaron o convivieron.

“No hay que preocuparse de llegar a la vejez con su pareja, lo importante es que sean felices”.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.