La doctora Elvia Barrios, presidenta de la Corte Suprema de Justicia de la República, llegó montada a caballo al centro poblado de Chuñunapampa, en Yauli, Huancavelica, y se reunió con cuarenta jueces de paz, a quienes les entregó materiales de oficina y diversos bienes para el mejor desempeño de sus funciones. Pero, ¿por qué llegar a caballo?

Al margen de cualquier parecido con alguna escena del entonces candidato Pedro Castillo, en Chota, y de la anécdota cuando llegando a su local de votación sobre un equino, este se encabritó, ahora la titular del Poder Judicial ha querido dar una señal de identificación con los magistrados de las zonas rurales, pues en la víspera había entregado un automóvil al presidente de la Corte de Justicia de Huancavelica, doctor Máximo Torres, para facilitar el traslado de los jueces a los lugares más inhóspitos de la región.

Estar sobre un caballo puede interpretarse como tener decisión para sortear los obstáculos; o demostrar diligencia, inmediatez; y claro está evidenciar la falta de logística del PJ. Pero hasta el infierno está plagado de buenas intenciones y más allá de gestos se necesitan acciones concretas de respeto al ciudadano, pues los procesos lentos atentan contra los derechos fundamentales del ser humano. Los gestos van a ser más importantes si la propia administración de justicia reconoce sus errores, como por ejemplo la historia que aparece en un video de YouTube, que se puede encontrar en internet con el título de “Homonimia fatal”, el mismo que invito a ver a la doctora Elvia Barrios y a los magistrados del Observatorio Judicial.

Lo cierto es que, pese al tiempo transcurrido, frente a gruesos errores judiciales como los del video “Homonimia fatal”, hasta hoy el PJ no ha pedido las disculpas del caso, menos resarcido al ciudadano víctima de haber sido -desde el Estado- privado de su libertad y pese a ser una persona completamente inocente.

Nunca es tarde para hacerlo y eso sería un gesto más contundente que montar en un caballo porque así se garantizaría un sincero acercamiento entre las instituciones de justicia y los ciudadanos. Ese detalle histórico debería ser considerado por el Observatorio Judicial para concordar eso con las palabras de la doctora Elvia Barrios en su reunión con los jueces de Angaraes, cuando plantea mejorar “el servicio en beneficio de los usuarios” y cuando advierte la importancia de “la voluntad en el cumplimiento del deber”.

@RafaelRomeroVas