Empoderamiento continuo

Empoderamiento continuo

A simple vista puede resultar incomprensible que un gobierno tan nefasto como el nuestro, con un presidente de nos ridiculiza continuamente con su sapiencia y narraciones anecdóticas, amén de estar involucrado en muchas investigaciones penales como presunto cabecilla de una organización criminal que opera desde el poder, a quien, poco o nada le importa la gobernabilidad y gobernanza para construir un país mejor enfrentando con eficacia la severa crisis económica y social que nos afecta, puede resultar incomprensible, decimos, que día a día, con discursos cínicos, populistas e itinerancias hacia los núcleos más olvidados y necesitados del país, logre un empoderamiento continuo manteniendo un núcleo sólido de incondicionales en el gabinete ministerial y peones distribuidos en áreas estratégicas de las instituciones del Estado.

Sin embargo, analizando la historia y estudiando los procesos de ascenso y consolidación de tiranías sustentadas en el ejercicio sanguinario del poder, descubrimos, como ya lo dijo alguien, que la historia deja muchas lecciones que a muy poca gente le interesa aprender, razón por la cual siempre estamos ante lo que Juan Bautista Vico denominaba el “corsi e recorsi” de la historia, es decir, que a la población le encanta patear la misma piedra muchas veces y con el mismo pie.

El Presidente niega haber tenido la intención de implantar un régimen marxista, leninista, mariateguista vinculado tanto al Movadef como al castrismo de Cerrón, pero siguiendo los lineamientos del Foro de Sao Paulo y del grupo de Puebla, para tener el control masificado de los países de la región para conducirlos como bloque a un sistema comunista totalitario para modificar el balance de poder en el mundo, para lo cual las estrategias adecuadas ya han sido ensayadas con éxito en Cuba, Venezuela y Nicaragua, las cuales se aplican progresivamente en Colombia, Perú, Bolivia y Argentina, con la enorme posibilidad de éxito en Brasil con el probable retorno de Lula a la presidencia de dicho país, continuando el jaque en Ecuador y Chile.

En la práctica, lo que el Presidente dice, que nunca quiso implantar un comunismo totalitario, sus palabras son desmentidas por sus actos.

Ya logró deteriorar la economía nacional con líneas de acción política para desmoralizar cualquier intento de fortalecer la gran inversión privada, así como para boicotear medidas de reactivación económica interna en el campo y en la industria agropecuaria (como la frustrada compra de fertilizantes) en plena crisis alimentaria y energética mundial, entre otros, contando con los operadores ya mencionados, así como un sistema de propaganda muy eficaz.

Ha destruido la institucionalidad de nuestra Cancillería y demolido la política exterior del país, cumpliendo, con cada acto o medida que dicta, todas las propuestas contenidas en el ideario de campaña de Perú Libre para salirse del bloque pro Occidente.

Liberaron a Antauro, quien inexplicablemente tiene gran predicamento en el sur del país con un mensaje altamente revanchista.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.