Hace aproximadamente diez años, decidí empezar a hacer camino en el mundo empresarial. Había terminado la universidad y estaba cursando mi primer año como contratado en una corporación transnacional grande, era un lugar excelente para trabajar, pero fue allí, teniendo todo a favor, que pude darme cuenta que mi camino no era el corporativo, emprender era lo mío. Dar los primeros pasos como emprendedor no fue sencillo, no sabía si haría un emprendimiento virtual o presencial, si sería logístico, comercial, de servicios o producción… ¡no sabía nada! Lo único que tenía claro es que quería hacer empresa.
¿Cómo era emprender en Perú hace diez años? Más allá de las dificultades propias de cualquier emprendimiento, el entorno era más que favorable; para empezar, los principales promotores de emprendimientos eran empresarios, quienes veían en jóvenes creativos un camino para expandir su portafolio de negocios, de esta manera se generaba una simbiosis muy productiva, juntándose la experiencia y el respaldo financiero de un empresario, con el ímpetu, la creatividad, la continua actualización y el desarrollo aportado por el emprendedor.
Con los años la situación mejoró, se establecieron organizaciones dedicadas a impulsar a los emprendimientos, en esa línea están las ONG enfocadas principalmente en emprendimientos de impacto social, las INCUBADORAS de Start ups, que nacieron en universidades, los VENTURE CAPITALS, que son fondos de inversión enfocados en emprendimientos, y así, se fue gestando el ecosistema que ha venido siendo más grande, con mayor cobertura a nivel país y más efectivo durante estos últimos diez años.
Creo que no tiene sentido regresar a lamentarnos por nuestra decadente economía, producto de la pandemia (NO ELECTIVA) y la crisis política y social (TOTALMENTE ELECTIVA) que hoy vivimos, pero creo que nuestro enfoque debe tener un poco más de apertura, nuestra preocupación diaria se ha vuelto binaria: “¿HA VUELTO A SUBIR EL DÓLAR?¿YA PASÓ LOS CUATRO SOLES?…” y “¿YA TENEMOS PRESIDENTE?¿SE VAN A ANULAR LAS ELECCIONES?”… Día a día tenemos esas dos ideas como puntas de lanza que nos arrinconan mentalmente todas las mañanas… NO NOS OLVIDEMOS QUE LAS EMPRESAS NACEN COMO EMPRENDIMIENTOS Y SI MATAMOS A LOS EMPRENDIMIENTOS…MATAMOS A LAS EMPRESAS DEL FUTURO.
Volvamos a promover concursos de Start ups, a los empresarios que, lejos de caer, han levantado bastante en estos meses, apoyen iniciativas empresariales, hagamos eventos de menoría y desarrollo de emprendimientos, volvamos y con más fuerza a trabajar en aquel ecosistema que dentro de toda la inestabilidad y riesgo que implica decidir ser empresario, los jóvenes encontremos un ambiente propicio para tomar esa decisión. Entendámoslo así… POR CADA PERSONA QUE DECIDE EMPRENDER Y LOGRA HACERLO, ESTAMOS HABLANDO DE POSIBLES CIENTOS O MILES PUESTOS NUEVOS DE TRABAJO. Los emprendimientos hoy enfrentan tiempos de guerra, trabajemos juntos en cambiar esta realidad. Buena semana para todos.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.