Luego de la aceptación del Gobierno en reconocer que son 180,000 los muertos a causa de la covid-19 al día de hoy, solo nos queda recordarlos, honrarlos y analizar las causas de por qué terminamos siendo el país con más muertos por millón en el mundo. La razón fundamental fue experimentar con políticas ideologizadas sin sustento refrendadas por la prensa, influencers y opinólogos con sesgo, que cada vez que se daban cuenta que el experimento no funcionaba le echaban la culpa a los ciudadanos que tenían que salir a trabajar para ganarse la comida del día para sus hijos. Mientras nos encerraban en cuarentenas larguísimas se supone que el Gobierno iría equipándose con más camas UCI, ventiladores y plantas de oxígeno, pero la incapacidad del Gobierno que estaba acostumbrado a pasar piola y luego contrataba un poco de prensa para que les lave la cara, terminó por reventar pues nunca esperaron que la situación se prolongara tanto. Las campañas mediáticas no resistían más, los aplausos cambiaban por insultos, y ya no se podía ocultar la realidad.

Luego en septiembre de 2020 tuvimos la opción de empezar a comprar vacunas, pero no ha sido sino hasta febrero de 2021 que hemos podido colocar la primera dosis. Claro como los del “Vacunagate” se la pusieron antes no tenían ningún apuro. Al día de hoy vamos colocando 4’289,311 dosis, eso significa 8.75% de la meta para inmunizar a 24.5 millones de personas (considerando 2 dosis serían 49 millones de dosis), lejos aún. Finalmente se han comprado 60 millones de dosis que servirán para la primera vacunación que debería ser anual, sin embargo, existe el peligro de que ante un cambio de gobierno se renegocien los contratos y retrocedamos lo poco que hemos avanzado. Las consecuencias de renegociar los contratos que ya están cerrados costarían la paralización de las entregas, y consecuentemente costaría la vida a miles de peruanos.

Si podemos escoger el camino que debemos seguir en los próximos meses y evitar más muertes, ¿escogeríamos el camino que siguió Israel? que ya terminó de vacunar a toda su población con Pfizer, ¿escogeríamos el de USA, que ya está vacunando a más del 50% de su población con Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson?, o ¿escogeríamos el de Cuba, que ha vacunado a su población con su propia vacuna, que no ha demostrado estudios en ningún otro país?, o ¿escogeríamos comprar la vacuna de Argentina, que todavía no llega a fabricar una sola?

La primera preocupación de quien entre al Gobierno debe ser la vacunación inmediata de toda su población sin experimentar con ideologías. Recordemos nuestros 180,000 muertos, equivocarnos es la diferencia entre la vida y la muerte.

@sandrostapleton