Los peores presagios anunciados durante la campaña electoral han sido superados por los actos de Pedro Castillo y Vladimir Cerrón en sus primeros cuatro días al frente del Ejecutivo. No nos quedamos cortos quienes advertimos en su momento que el mismo Sendero Luminoso era el que llegaría al poder si Perú Libre era declarado ganador de las elecciones. Y así fue.
Mientras tenemos a un procesado por apología al terrorismo en la Presidencia del Consejo del Ministros, a un ex guerrillero apañador de la dictadura venezolana como Canciller y a varios simpatizantes del Movadef – Sendero Luminoso en el Gabinete, la oposición tiene en frente un gran reto, pero sobre todo la obligación de actuar con cabeza fría y firmeza en defensa de la democracia.
Paradójicamente fue el denominada “partido morado”, el primero en exigir que no debiera otorgarse la confianza al Gabinete encabezado por Guido Bellido. Los mismos que anunciaron que cambiaban su voto nulo por el lápiz, son los que vociferan que Bellido debe renunciar. Ya sabemos que las convicciones democráticas de los morados varían según las personas, pero de ahí a que tres congresistas quieran imponer su parecer a un Parlamento integrado por 130 personas hay un largo trecho.
Los pedidos de censura al Gabinete e incluso de vacancia presidencial por incapacidad moral permanente no se han hecho esperar. Los que ayer decían que la “incapacidad moral” se refería solo a un tema mental para salvar a Martín Vizcarra de la destitución son quienes desde una falsa y autoproclamada superioridad moral reclaman vacar a Castillo a menos de una semana de su juramentación.
Estamos de acuerdo en que no es posible pactar con terroristas y sus seguidores, y también sabemos que si el Congreso decidiera darle el voto de confianza al Gabinete Bellido sería solo una jugada estratégica, porque es imposible confiar en un Gabinete de terror.
Los mismos que cargaban en andas a Martín Vizcarra piden una vacancia express para Castillo, y si el Congreso no se somete a sus apetitos inmediatamente será tildado de oponerse a los reclamos democráticos del pueblo. Por eso es vital que desde el Parlamento se entienda que los pasos importantes hay que darlos despacio pero con contundencia. No vale pellizcar cuando se puede noquear.
Para que se de un escenario de vacancia no bastan los votos, ni la calle. Es importante que se den algunas condiciones. Primero: que la justicia haga lo suyo, aquello que se debió hacer antes del 6 de junio, pero por puro cálculo político se retrasó un operativo contra los Dinámicos del Centro que no solo hubiera alcanzado a Vladimir Cerrón sino también a Dina Boluarte y a Pedro Castillo.
El papel de las Fuerzas Armadas es fundamental, si bien no son deliberantes, si han de tener un auténtico compromiso con la democracia y la Constitución. No es casual en su mensaje del 28 de Julio Castillo Terrones haya anunciado que el Ejército volverá a manejar presupuesto y a ejecutar obras de infraestructura, y eso no es gratis.
Fueron precisamente los miembros de las FFAA que en los 80s y 90 enfrentaron valerosamente a Sendero Luminoso y al MRTA derrotándolos con las armas. Ahora el enemigo tiene el poder político.
Dadas estas condiciones es posible pensar en distintos escenarios teniendo como único norte principios democráticos innegociables.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.