Enrique Quiroga Carmona

Acerca de Enrique Quiroga Carmona:



¿El Tribunal Constitucional debe seguir existiendo?

Son extremadamente graves y trascendentes para el Perú, las recientes declaraciones del Presidente del Tribunal Constitucional,-TC- Ernesto Blume Fortini, en relación con la demanda competencial, presentada por el presidente del Congreso de la República ante ese tribunal, quien afirmó de manera sorprendente, ante la Asociación de Prensa Extranjera en el Perú (APEP). “….que la realidad ha superado los supuestos que están contenidos en la Carta Magna”. Es de imaginar, que los periodistas asistentes a esa conferencia de prensa, se deben haber quedado desconcertados y hasta anonadados, ante estas insólitas y peligrosísimas declaraciones.

No hay duda, que para el máximo representante del TC, nuestras normas constitucionales resultan aleatorias, y pueden no aplicarse de acuerdo al recto sentido de las mismas, inspiradas fundamentalmente en la doctrina y en la jurisprudencia constitucional, cuando la realidad haya superado el contenido de estas normas. Es decir que en este caso, el golpe de estado que se ha producido, con todos los agravantes violatorios de nuestra constitución, señalados por nuestros más connotados constitucionalistas- no comunistas-, y sin otro motivo justificatorio que una evidente ambición política continuista, sería para el citado magistrado, la realidad que ha superado los supuestos constitucionales. ¡Qué tal despropósito!

Estas innecesarias y preocupantes declaraciones parecen estar orientadas también, a contemporizar con determinados sectores sociales y políticos, a quienes se querría tranquilizar, en lo que parecería ser, un adelanto de opinión encubierto, desfavorable a la citada demanda. Si este es el caso, sería evidente que bajo el pretexto inaceptable de esta nueva realidad, que justificaría la no aplicación de las normas, se estaría otorgando un manto de constitucionalidad a un vergonzoso, injustificado y terriblemente perjudicial golpe de estado. Pero de ser esto así, en qué situación quedarían entonces, los militares que hasta el día de hoy siguen enjuiciados, por el apoyo patriótico y justificado, que le brindaron al golpe de Alberto Fujimori, que luchaba contra un congreso que no lo dejaba actuar frente al terrorismo. Una situación incomparable con la actual.

Desgraciadamente, esta interpretación de la realidad que el presidente del TC adelanta como criterio, y que sería al parecer, el de la mayoría de sus miembros, se produce únicamente, cuando el golpista es un personaje de izquierda, que pretendería perpetuarse en el poder, muy probablemente dentro de la estrategia referida a varios países, que se viene anunciado abiertamente y sin tapujos desde el extranjero, como un “huracán bolivariano” imparable, pero no, cuando se luchó contra el izquierdismo terrorista.

El TC se ha convertido desde hace años, en un organismo de apoyo a los grupos políticos de izquierda, porque la mayoría de sus integrantes tiene esa orientación y llegan al TC con ese propósito.

Por eso habría que preguntarse ¿EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL DEBE SEGUIR EXISTIENDO?



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Más de S/ 5 mllns. por ampliación innecesaria

Más de S/ 5 mllns. por ampliación innecesaria