Enrique Quiroga Carmona

Acerca de Enrique Quiroga Carmona:



Futuro peligroso y difícil para el Perú

El momento político que está viviendo el Perú es muy difícil, pero puede complicarse aún mucho más con las elecciones congresales de este mes de enero. No es posible no tener dudas de su transparencia, porque las elecciones mismas han sido previstas por la izquierda chavista peruana para ser ganadas, para lo cual se llevó a cabo el cierre prepotente e inconstitucional del Congreso. Otro factor que resultaría concurrente con este plan es que nunca fue auténtica la propuesta que hizo el presidente Vizcarra, en el mensaje de 28 de julio de 2019 en el Congreso, cuando dijo que proponía un recorte del mandato congresal al 28-07-2020, que también afectaría de manera similar al presidente de la República. Como todos sabemos, el presidente Vizcarra disolvió al Congreso, pero se quedó como presidente.

Asimismo, la persecución judicial implacable en la que la participación de la ONG IDL ha sido notoria contra los principales opositores políticos de la izquierda -Alan García y Keiko Fujimori-, con el evidente propósito de hacer imposible su presencia en los comicios venideros. El primero, como sabemos, se suicidó. Y la segunda sigue luchando denodadamente para que no la regresen a prisión, no obstante haber sido liberada por el TC.

Por eso es muy preocupante lo que pueda pasar en estas elecciones, sobre todo con el voto electrónico. No solo por su fragilidad técnica, razón por la que ha sido prohibido en países como Alemania, sino porque sabemos que la izquierda chavista, desde hace años en la propia Venezuela, viene incurriendo en fraudes como herramienta para permanecer en el gobierno. Y acabamos de comprobar esta fuerte tendencia en el caso de Bolivia, que obligó al ex presidente Evo Morales a abandonar apresuradamente el país. Y en el Perú, donde esta izquierda tiene gran influencia con el actual gobierno, es casi imposible que no tenga operadores y controladores del sistema del voto electrónico.

Podría pues resultar algo ingenuo imaginar de parte de dichos socialistas, luego de todas las infracciones constitucionales y legales que la han favorecido, que acepten resignados una derrota en estos comicios sabiendo que una oportunidad como esta no la tendrían en muchos años, o tal vez nunca más. Están de por medio sus caros anhelos de modificar la Constitución a su antojo y, a través de esta variación, la reelección presidencial.

De alterarse los resultados, es posible incluso que esto se produzca no necesariamente por una orden en tal sentido, sino por iniciativa propia de algunos de los citados operadores, dada la efervescencia política que existe.

Por ello es muy importante hacer recordar que el fraude electoral es un delito flagrante de acuerdo a ley, tal como lo precisó el presidente del poder Judicial para el proceso electoral del 2016, indicando que los infractores serían procesados y sancionados en juicios sumarios bajo los alcances de la Ley de Flagrancia.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Prima de Nadine blindó a Odebrecht

Prima de Nadine blindó a Odebrecht