Enrique Quiroga Carmona

Acerca de Enrique Quiroga Carmona:



¿Quién es el usurpador?

El presidente Martín Vizcarra viene intentando impedir que pueda prosperar la demanda competencial, que ha presentado ante el Tribunal Constitucional-TC-, el presidente del Congreso Pedro Olaechea, porque para Vizcarra, él estaría usurpando ese cargo del Congreso, por haber sido este ya disuelto. Un aspecto importante del problema que está llevando al caos al Perú radica en la convicción del Sr. Vizcarra de que él está por encima de las normas constitucionales y legales; así lo manifestó, en una entrevista efectuada en los últimos días del pasado mes de septiembre. Señaló en tal ocasión que si bien los actos que realizaba el Congreso se ajustaban a la ley, para él eso no era lo más importante. Esa expresión sería una herejía jurídica en un país desarrollado, o en cualquier otro, en que se respeten los valores democráticos.

En relación con la disolución del Congreso, recordemos, entre otras situaciones, que el ex premier Del Solar en su intervención ante el pleno de este poder del Estado, hizo cuestión de confianza acerca del proyecto de ley presentado al Parlamento por el Ejecutivo, en relación con el procedimiento de elección de los magistrados del TC. Pero este planteamiento no debió haberse formulado, por tratarse de una propuesta que no guardaba ninguna relación con las funciones del Gobierno, pues concernía a un “órgano autónomo e independiente” como es el TC. Mucho menos, haciendo cuestión de confianza de su aprobación. Pero hay algo que es fundamental señalar, porque trae abajo todo el andamiaje jurídico que se ha pretendido construir para justificar tal disolución. En su mensaje de cierre del Congreso, el Sr. Martín Vizcarra ampara esta decisión en lo previsto por el Art 134 de la Carta Magna. Este artículo señala textualmente que “el Presidente de la República está facultado para disolver el Congreso, si este ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros”. En tal sentido, tendría que entenderse que con la “denegación fáctica”, a la que se refirió el Sr. Vizcarra, es la segunda vez que se le niega la confianza a dos Consejos de Ministros. Pero ocurre que en este mensaje no se señala cuál fue la primera vez, y no se menciona, simplemente porque aquella no existe.

Tendríamos pues obligadamente que concluir que no obstante que el Congreso otorgó formalmente la confianza solicitada, se decidió la citada disolución, únicamente, en razón de la mencionada “denegación fáctica”, con lo cual no sería de aplicación el citado art 134, con el que se pretende justificar esta decisión. Es decir, que el único fundamento constitucional esgrimido no es válido Estas infracciones han sido motivadas por la voluntad de llevar adelante a como dé lugar un proyecto político, que nos hundiría en la pobreza y la desesperación, como es el caso de Venezuela. Pero los errores en que ha incurrido el Gobierno, por este frenesí izquierdista, pueden permitirnos retomar el cauce democrático. Luego de lo señalado nos preguntamos: ¿Quién es el usurpador? ¡Dios salve al Perú!



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
César Villanueva: implican a otro miembro del Equipo Lava Jato en su caso

César Villanueva: implican a otro miembro del Equipo Lava Jato en su caso