Enrique Valderrama

Enrique Valderrama

PUNTO DE ENCUENTRO

Acerca de Enrique Valderrama:

Director de la plataforma de opinión Web Punto de Encuentro. Coordinador del Centro para la Democracia Social. Activista Político.



Una nueva oposición contra el Gobierno de facto

En estos días la narrativa pro golpe, con sus analistas, constitucionalistas, pero sobre todo con la venia de un importante sector de la prensa, más su bien articulada red de contactos internacionales, se viene imponiendo no solo en la mente de los ciudadanos -que en unos años podría cambiar- sino en el ámbito externo de Perú. Los dichos del principal referente de la OEA y ahora el pronunciamiento de la Comisión Venecia son golpes duros no solo para el presente sino para el futuro. Con una academia y una “sociedad civil” fuertemente influenciada por la izquierda criolla, la mejor amiga del golpe de Estado, se construirán textos académicos que santifiquen el engaño de que el 30 de septiembre no se quebró la separación de poderes y por tanto la democracia republicana. Hemos de admitir que buena parte de esta circunstancia se debe a los errores políticos de la oposición parlamentaria, expresada en una mayoría fujimorista bastante miope y sin rumbo.

Con el Congreso disuelto y el inicio de la persecución judicial – el encauzamiento a Pedro Olaechea por “usurpación de funciones” es una muestra clara- los incrédulos dentro del espectro de las élites liberales y de derechas, también de los núcleos conservadores y los auténticamente social demócratas deben tomar partido por la lucha por la recuperación del Estado de Derecho en el país y sobre todo por el no desenlace de la crisis en una Asamblea Constituyente que solo haría inaugurar un nuevo episodio de vergüenza para el país. Debemos detener la expansión de la ola autoritaria populista que se gesta en algunas partes del país. Lamentablemente las elecciones de enero de 2020 son una trampa en donde el régimen apunta a ganar tiempo y muchos entusiastas centrarán el debate allí, mientras se profundiza el control institucional del caudillo.

La oposición debe reorganizarse a partir de una resistencia institucional y una muy fuerte oposición social. Pienso que a pesar del control total de Vizcarra del poder, no tiene la menor idea de qué hacer con el país y los problemas de seguridad, empleo, salud, educación, etc., se mantendrán incólumes. Las protestas y los reclamos que se generen a partir de allí deben ser liderados por la nueva oposición, agregando intereses y sobre todo presentando alternativas de solución. En este punto la iniciativa de la “Coordinadora Republicana”, puede ser un espacio para empezar a coincidir con distintas expresiones con agendas distintas, pero que tienen en común la resistencia al vizcarrismo, su medianía y su voracidad por el poder.

Salvo que reciba un apoyo internacional descomunal en inversiones para gran infraestructura y temas extractivos que disparen el PBI, no hay salida para este Gobierno. Asumo que los artículos que vienen desde los Estados Unidos han puesto un poco de freno a cualquier ímpetu mayor y han preocupado a Palacio. La barbarie no le será indiferente a todos en el mundo y eso le resta un poco de maniobra. La nueva oposición debe aprovechar esto, lo contrario sólo nos conducirá a ser una nueva Venezuela.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
A. Mariátegui: “Hay ganas de que Keiko Fujimori no salga libre”

A. Mariátegui: “Hay ganas de que Keiko Fujimori no salga libre”