Enrique Valderrama

Enrique Valderrama

PUNTO DE ENCUENTRO

Acerca de Enrique Valderrama:

Director de la plataforma de opinión Web Punto de Encuentro. Coordinador del Centro para la Democracia Social. Activista Político.





Vizcarra: el golpista incapaz

Martín Vizcarra ha cruzado la delicada línea que ningún demócrata debe transgredir. Ha emprendido una campaña feroz, cínica y convenida contra el Poder Legislativo. Como punta de lanza de esta premoderna actitud ha presentado una cuestión de confianza a todas luces inconstitucional, no razonada y dirigida a chantajear al desprestigiado Parlamento para que legisle lo que el Ejecutivo dicte, cuando y como lo dicte. De no ser así lo piensa cerrar, algo que no ha ocurrido desde el 5 de abril de 1992, hecho impulsado por Montesinos y Fujimori.

Sin duda un buen número de parlamentarios, colocados allí por la miopía e inexperiencia de Keiko Fujimori, son impresentables; sin embargo, ello no tiene nada que ver con la institución y su importancia capital para la salud de la democracia. No existe Estado de Derecho y libertades en ninguna parte del planeta sin que exista un Parlamento autónomo. Hablamos del poder del Estado que surgió justamente para frenar a los monarcas y a sus excesos, que emergió para arrebatarle a estos últimos la soberanía que ostentaban para dársela al pueblo. Liquidar esta institución es una aberración. Vizcarra ha perdido todo dominio.

El objetivo del Presidente accesitario es claro: quiere construir una justicia a su medida, sobre la base de decretos-ley (la herramienta de los autócratas) y reorganizar el Ministerio Público, controlar el Poder Judicial y –debido a las declaraciones de Blume en contra de su maniobra– seguramente también al Tribunal Constitucional. La opinión del 95 % de los constitucionalistas dan cuenta que este giro rompe el principio de separación de poderes.

En este punto podemos decir que Salvador del Solar es un indocumentado político, que no tiene la menor idea de lo que está haciendo. Quizás ni siquiera es consciente de la monstruosidad a la que se está prestando. Un artista debiera ser el primero en defender las libertades, ya que en estas florece el arte libre y creativo, nunca en las dictaduras. Quizás los supuestos negocios de sus familiares tengan algo que ver con su actitud tan poco explicable y tan poco comprometida con la democracia.

Mientras Vizcarra lleva las cosas al límite con tal de no pisar la cárcel el Perú sigue retrocediendo social y económicamente, decae el empleo, aumenta la pobreza, la inseguridad llega a niveles insospechados, el norte no se reconstruye, el agro está en emergencia, al igual que la salud. Esta administración gubernamental sin duda aplica para ser la más mediocre e intrascendente de los últimos 100 años.

La crisis es tal que la tesis de las elecciones generales anticipadas no es descabellada para salir de este desastre.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Jorge Barata versus Luis Nava

Jorge Barata versus Luis Nava