Columnista - Enrique Valderrama

Vizcarra: entre la deriva y las directivas de España

Enrique Valderrama

Director de la plataforma de opinión Web Punto de Encuentro. Coordinador del Centro para la Democracia Social. Activista Político.

11 mar. 2019 02:30 am
A+

El Gobierno camina sin rumbo, prueba de ello es la renuncia de su ahora expremier César Villanueva y del notable legado de intrascendencia que deja, sin ni una sola reforma u obra que podamos atribuirle. En general se trata de un Ejecutivo marcado por la improvisación, cuya única agenda es la agresión a la oposición y el intento de ampliar su influencia hasta la sumisión de instituciones de la vida republicana como el Ministerio Público, el Poder Judicial y el Congreso. Un presidente que lleva las riendas de un país mirando obsesivamente las encuestas va perdiendo perspectiva y generando que su equipo de colaboradores no sea más que un Gabinete gris cuya ineficiencia ha sido manifiesta en todos los sectores del Estado, con especial atención en Interior, Agro, Educación y Salud. Hacía tiempo que la presencia de Villanueva ya era gratuita.

Sin embargo, parece que lo que ha precipitado la salida del ahora exjefe de Gabinete no es su clamorosa ineptitud o falta de liderazgo, sino más bien alguna orientación o consejo dado al Presidente en su inoportuno y frívolo viaje a España. También circula el rumor de que ha sido apartado porque van a salir a la luz negociados con Odebrecht de la época en la que Villanueva era gobernador regional de San Martín, entonces había que marcar distancia antes que estos nuevos escándalos interpelen moralmente aún más al Ejecutivo, que bastante ya tiene con los escándalos del Presidente. Esto último lo veo más que posible; sin embargo, creo que el detonante o el tiro de gracia ha venido definitivamente desde Madrid.

¿Acaso hay un enorme lobby español que está marcando la agenda nacional y digitando la política cual Odebrecht? ¿Es una directiva expresa de Vargas Llosa a cambio de su apoyo político o es una exigencia más bien de los grandes intereses mercantiles españoles que tienen gigantescos temas en nuestro país como la refinería de Talara, en la que se acaban de beneficiar aún más? ¿Es una conjunción de ambos? De ser así Vizcarra habría hipotecado los intereses nacionales al libreto empresarial europeo. Hay que hacer un seguimiento a los recientes beneficios que han obtenido las empresas de la tierra del Rey Juan Carlos en nuestro país, como la de la línea 2 del Metro de Lima, cuyo costo se ha triplicado y estaremos cerca de encontrar una respuesta a estas interrogantes. Al parecer este Ejecutivo camina entre el extravío y las directivas de Madrid. Un FRAC-aso.

Post Relacionados

Propuestas para la crisis

Les presento algunas de las ideas que venimos impulsando en el marco de esta crisis: -Publicación a la brevedad de protocolos claros y específicos para que se reactive: Pesca/Construcción/Minería/Agro. Debe incluir a los que los proveen para que puedan operar. Evitando así pérdida de empleos y atropellos a los derechos laborales. Coordinado con Mimypes y

Un gran pacto nacional para la reconstrucción económica y social post Covid-19

Nunca es posible descartar de plano un escenario, pero hoy el propósito de la continuidad directa de Vizcarra a través de las urnas luce bastante complicado. El pésimo manejo y la nula estrategia para enfrentar el Covid-19 lo están marcando, mientras los números se disparan haciéndonos estar casi a la cabeza de la lúgubre tabla

¡Austeridad estatal, reactivación económica y no más experimentos de Vizcarra y sus comunistas!

El premier Vicente Zeballos -intrascendente en esta emergencia nacional- ha salido a declarar que el nuevo impuesto a los altos ingresos, que están planteando junto al presidente, lograría recaudar unos 300 millones de soles aproximadamente. La cifra puede parecer espectacular, pero es ridícula frente a otras acciones, más efectivas y de fondo que podrían implementarse,