Repasando videos del recuerdo pude ver uno sobre de la vida, pasión y muerte del ídolo de la F1, el brasileño Ayrton Senna, quien consideraba como designio divino el hecho de ganar cuanta competencia mundial disputaba. Y entre los videos que desempolvé hallé los partidos que jugó Perú en la Copa América 2011 en Argentina, la Copa América 2015 en Chile, y la Copa América Centenario 2016 en Estados Unidos, en cuyas tres competencias el equipo peruano tuvo destacada actuación con un Paolo Guerrero que impenitente inflaba redes de arcos rivales: En esos tres torneos los peruanos supieron subir al podio de vencedores a recibir las medallas.

Traigo este recuerdo a propósito de la triste noticia del último jueves donde el Tribunal Federal Suizo reactivó la suspensión de Paolo Guerrero, que hará que el delantero peruano esté alejado de las canchas por 8 meses. En tal sentido, Gareca habría recomendado a Paolo aprovechar el tiempo para que continúe ligado al fútbol y ¿de qué manera? Solo bastó oírlo decir para comprobar su capacidad de motivador: “Puede ser comentarista. Su palabra va a servir.

Él puede aportar de esa manera. Que sea crítico. Un ídolo de esta naturaleza, se le debe aprovechar. Que el tiempo le sea útil”, dijo Ricardo Gareca, quien no descartó convocarlo para la Copa América de Brasil, la cual se disputará a inicios de junio, ya que el delantero cumpliría su sanción en abril de 2019.  El “Tigre” no quiso adelantar juicios sobre excluir a Paolo de la competencia carioca.

Es más, el estratega de Perú en el Mundial de Rusia 2018 se mostró satisfecho con el puesto 20 obtenido en el último ranking FIFA. “No nos debemos confundir. Hemos evolucionado. Debemos ir despacio”, apuntó con la prudencia que lo caracteriza. Dos refranes: “Si naciste para martillo, del cielo te caen los clavos”. “Si del cielo te caen limones aprende a hacer limonada”.