Ernesto Álvarez Miranda

Acerca de Ernesto Álvarez Miranda:





El creciente poder de los medios

  • Fecha Martes 30 de Abril del 2019
  • Fecha 2:40 am

Lo primero que debe aprender quien se inicie en política es que la mayoría de electores son personas que trabajan duramente cada dia, desde muy temprano, y llegan de noche a casa para descansar con sus familias, no tienen tiempo ni fuerzas para ver noticias con detenimiento y evaluar la veracidad de los mensajes con los que son bombardeados. Estar enterado de las ‘noticias’ es en realidad una tenue percepción de imágenes, la narración superficial y a veces equivocada de los hechos que se discuten. Por eso, es necesario para la salud de la democracia un cierto grado de objetividad en los contenidos periodísticos que los ciudadanos consumen; la imparcialidad ya no existe, pues las empresas, periodistas y locutores ponen en evidencia su propia percepción de la realidad, de acuerdo a sus tendencias e intereses.

Hubo una época en que una mueca de disgusto de Humberto Martínez Morosini podía suscitar un airado reclamo. Hoy, los comunicadores son activistas que se enfrentan agresivamente a quienes no concuerdan con su guión. Peor aún, los directores de medios imponen vetos y consignas, convirtiendo sus espacios en instrumento político al servicio de unos, en perjuicio de otros.

En ese contexto, preocupa que se regule prohibitivamente el aporte privado a las campañas electorales, pues la ausencia de dinero para contratar espacios en la televisión y en la radio pondría el destino de los candidatos en manos de los periodistas y de las empresas que controlan los medios de comunicación. Quienes no tengan un considerable patrimonio propio para gastar, tendrán que condicionar sus discursos a gusto de los medios, y serán estos quienes, al final, terminarán decidiendo el ganador. Mas influencia política tiene un canal de televisión que cualquier bancada parlamentaria.

Así, mientras el manejo financiero de los medios constituye un tema esencialmente empresarial y privado, el Estado no puede conocer la forma en que la ayuda internacional, canalizada por las ONG, es priorizada y distribuída en virtud de una curiosa sentencia del Tribunal Constitucional, las finanzas de las agrupaciones políticas sí están rigurosamente supervisadas, los aportantes quedan  expuestos e incluso hostilizados. Si esto continúa así o empeora con una mala reforma política, la democracia peruana dejará definitivamente de estar basada en agrupaciones o partidos para pasar a otra etapa, la del predominio de los actores políticos no representativos, quienes podrán manejar el Estado e imponer sus programas a la sociedad sin haber recibido un mandato popular.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Domingo Pérez pide prisión para PPK por reunirse con Bruce y Aráoz

Domingo Pérez pide prisión para PPK por reunirse con Bruce y Aráoz