Ernesto Álvarez Miranda

Acerca de Ernesto Álvarez Miranda:



El fin de una era

Para muchos, la Constitución inglesa empieza con la Carta Magna de 1215. Cansados de los abusos del Rey Juan Sin Tierra, los barones del reino lo obligaron a poner su sello en el primer documento escrito, en Inglaterra, que limitaba el poder de la Corona. Se estableció, por ejemplo, que ninguna persona podría ser encarcelada sin un proceso judicial, pues hasta ese momento era común perfer la libertar por la simple voluntad de guardias, cobradores de impuestos, o políticos con poder. Lamentablemente en nuestro país es todavía posible enviar a los calabozos de la Prefectura a cualquiera que un pequeño grupo señale, detención preliminar se llama ahora, que luego de una audiencia puede convertirse en prisión preventiva, sin que exista una acusación formal, sin una defensa jurídica adecuada. Todo depende de la hipótesis elaborada por el fiscal en función a las necesidades políticas de quienes significan el poder verdadero en la administración de justicia; poco o nada importa lo que puedan decir los abogados defensores. Se ha organizado una maquinaria capaz de destruir el prestigio de ciertos políticos, ninguno de izquierda ni socio real de Odebrecht, por cierto. La lucha anticorrupción es una acción arbitraria, pues ataca feroz a unos y protege delicadamente a otros.

En ese contexto, se entiende que Alan García, un aficionado a la historia y lector de la filosofía oriental, haya decidido no someterse al profundo odio de sus enemigos, manchándoles con su propia sangre, obsequiándoles su cadáver en lugar de exhibirse encadenado al carro de la ONG de moda. Con su partida ha dejado abierto un interesante espacio político que deberán aprovechar aquellos que decidan no rendirse ante la aplanadora izquierdista, constituyendo una alternativa válida para los ciudadanos que aún creen en el Estado de Derecho. Cualquier personalismo que no conduzca a la unidad, tal como el genio de Bedoya Reyes advirtió, sería incoherente y nos conduciría a la derrota ideológica.

Estamos ante el final de una era de la política en nuestro país, se abre una nueva con electores de diferentes características y necesidades, solo quienes logren interpretar acertadamente los cambios producidos y construyan un discurso político acorde a los tiempos, tendrán la oportunidad de competir en las próximas elecciones. Los últimos cinco gobiernos han sido severamente cuestionados por sus errores, por lo que tendrán ventaja los grupos que sin haber gobernado puedan generar confianza por su legitimidad, la trayectoria de sus dirigentes, y su capacidad de representar los intereses y tendencias de sectores importantes del electorado.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
César Villanueva: implican a otro miembro del Equipo Lava Jato en su caso

César Villanueva: implican a otro miembro del Equipo Lava Jato en su caso