Ernesto Álvarez Miranda

Acerca de Ernesto Álvarez Miranda:





Fortalecer las agrupaciones políticas permanentes

Lo normal es que las reformas políticas sean el resultado de un amplio debate nacional, tan intenso en el hemiciclo parlamentario como en los auditorios universitarios; solo cuando se consolidan las ideas y se tienen presente las consecuencias de cada una de las medidas inicialmente propuestas, es que los representantes elegidos por los ciudadanos toman posición y votan, asumiendo la responsabilidad por lo que suceda luego. Pero como sabemos, el Congreso ha sido jaqueado por el Gobierno, asumiendo el presidente Vizcarra el liderazgo efectivo en la tarea de impulsar una reforma política que, como todos deseamos, debe trascender las necesidades coyunturales, el mezquino cálculo inmediato, los odios y simpatías que lastran la dinámica política.

El instrumento inicial fue la designación de un grupo consultivo, la Comisión de Alto Nivel para la Reforma Política, integrada por personalidades académicas de reconocido dominio de la Ciencia Política, por lo que no preocupa el aspecto técnico sino el político, vale decir, la sapiencia que solo pueden otorgar los años de militancia en alguna organización partidaria, la experiencia en la difícil labor de impulsar candidaturas desde la estrechez económica de los afiliados. Sí preocupa la posibilidad de que se pierda de vista el objetivo principal, la necesidad de fortalecer las agrupaciones políticas con vocación de permanencia y compromiso programático, y se prefiera repetir las contradictorias recetas que vienen dañando el sistema de partidos desde hace un par de décadas.

Al interior de esas nocivas recetas se encuentran mitos que, al ser repetidos como un mantra, terminan por ser considerados verdades; por ejemplo, el popular un militante, un voto como regla electoral, que en realidad desincentiva y minimiza el esfuerzo permanente del militante, pues lo ubica en el mismo plano que el simple afiliado; tantas noches de discusión y aprendizaje, dias de campañas y movilizaciones, pierden súbitamente importancia, pues su voto termina valiendo lo mismo que el de cualquier inscrito sin participación alguna.  Así también, las primarias abiertas, en las que cualquier ciudadano puede votar, terminan por destruir la organización del partido, pues no es ya necesario mantener la estructura distrital, departamental ni regional, pues se podrá alquilar una temporal, útil para el inmediato propósito electoral.

Cada regla, cada procedimiento, puede fortalecer o debilitar la organización, puede incentivar la necesaria incorporación de muchas más personas con preparación y entusiasmo en las agrupaciones políticas serias, o puede seguir agravando la situación actual.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Vladimir Cerrón: PJ suspende orden de prisión efectiva en su contra

Vladimir Cerrón: PJ suspende orden de prisión efectiva en su contra