Ernesto Álvarez Miranda

Acerca de Ernesto Álvarez Miranda:



La nueva ideología totalitaria

El siglo XX se caracterizó por la violencia ideológica. La historia registra episodios de guerras entre clanes, comunidades y naciones, pero siempre provocadas por intereses comerciales, sucesión real, orgullo de los poderosos, o todo eso a la vez. Recién durante la Gran Guerra, las personas comenzaron a matarse por ideologías, sistemas de pensamientos exclusivos y excluyentes. Fue la necesidad de consolidar el marxismo mediante la NEP de Lenin y el Gran Salto Delante de Mao, lo que provocó millones de muertes por inanición y enfermedades derivadas de la miseria; pues por dogma ideológico había que quebrar los rezagos de la propiedad privada y establecer el monopolio del colectivismo, aun a costa de las reglas universales de la economía.

La credibilidad de estos experimentos duraron apenas tres o cuatro décadas, pues en los años 70 era ya evidente la superioridad económica y moral de la democracia representativa y capitalista sobre la autocracia y planificación central del socialismo real. Una década después caía el Muro de Berlín y los gobiernos del socialismo europeo, y Teng Siao Ping instauraba un capitalismo dirigido en China. El marxismo leninismo provocó más muertes que el nazismo alemán, el fascismo italiano y el franquismo español, juntos. Sin embargo, por la debilidad de los socialdemócratas del mundo, sus ideas y símbolos no fueron estigmatizados y proscritos, al igual que las abominables esvásticas. Hoy, cualquier joven puede pasear con una gorra con la estrella roja o lucir una camiseta con el rostro del Che, y sentirse cool.

En este siglo XXI, se puede observar la misma urgencia por imponer una ideología proveniente del neomarxismo de la Escuela de Francfort, la que conduce a la supremacía del Estado sobre el individuo, y luego a prohibiciones y sanciones a los disidentes. La Perspectiva de Género, es un instrumento muy bien financiado en Occidente, cuyo destino es convertirse no solo en el modelo cultural hegemónico, sino en el exclusivo y excluyente. Como el marxismo leninismo para combatir la injusticia, o el nazismo para proteger los ideales nacionales, afirma promover la igualdad entre el hombre y la mujer, pero termina censurando, encarcelando, o quitando la patria potestad a los padres que no se doblegan ante la Verdad Suprema. Y claro, no logra impedir la violencia contra la mujer, solo hay que mirar a Suecia y a España, pero quizás deba pasar un par de décadas para darnos cuenta del nuevo engaño producido.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Son 27 los militares implicados en robo de combustible

Son 27 los militares implicados en robo de combustible