Ernesto Álvarez Miranda

Acerca de Ernesto Álvarez Miranda:



La reforma Tuesta y los partidos políticos

Resulta obvio que el proceso de reforma política es un instrumento del Presidente para dar la impresión de estar impulsando los cambios que el país necesita, en el afán por mantener su ubicación en las encuestas; lo que perciba cada semana la opinión pública es lo verdaderamente importante. La comisión nombrada por Palacio lo sabía y legítimamente aprovecha el momento para impulsar las medidas que piensa necesarias; el producto tiene propuestas serias pero no todas están exentas de crítica.

Se entiende que uno de los objetivos es el fortalecimiento de los partidos políticos, por ello es plausible apostar a la eliminación del voto preferencial y a cambiar la obligatoriedad del recojo de centenares de miles de firmas para la inscripción de afiliados en un número accesible, pues crea una regla: para formar un partido es imprescindible conectarlo a una idea fuerza que sirva de locomotora a la organización, ojalá sea el fin de las agrupaciones ‘light’, sin ideas ni programas, solo atentas a las encuestas para actuar según su mandato. No sería necesario formar comités territoriales en garajes prestados, sino impulsar un determinado programa político que cubra la necesidad de representación de las tendencias que existen en la sociedad.

Preocupa la obligatoriedad de elecciones primarias para la elección de candidatos a cargos públicos, pues no hay partido que haya enfrentado esa circunstancia sin sufrir divisiones internas, la excepción son las agrupaciones conformadas solo por el candidato-líder y sus amigos. La democracia interna puede quedar garantizada si la ONPE acredita los padrones electorales y se eligen a los dirigentes en congresos nacionales, dejando la designación de candidatos a responsabilidad de las autoridades y de los estatutos. Entiéndase que las candidaturas surgen de los focus group y de encuestas técnicas, pues no siempre resulta ser el más adecuado quien pone dinero para movilizar votantes extraños en ómnibus y camiones, trasladando la capacidad de decisión de los militantes y afiliados a quienes nada hicieron por el programa y la organización. Si el enfermo es el sistema de partidos, démosle ahora la medicina que lo fortalezca.

La elección del Congreso en la segunda vuelta me parece una idea brillante. Concentra la atención ciudadana en los candidatos presidenciales y en sus programas. Las listas de postulantes al Congreso se deben cerrar conociendo los resultados de la primera vuelta, permitiendo alianzas para la conformación del sistema de mayoría y minoría parlamentaria. Nuevamente, para sobrevivir, necesitarán tener ideas potentes que conecten con sectores amplios de la sociedad.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Keiko Fujimori: Domingo Pérez añade nuevos elementos a pedido de prisión preventiva

Keiko Fujimori: Domingo Pérez añade nuevos elementos a pedido de prisión preventiva