Ernesto Álvarez Miranda

Acerca de Ernesto Álvarez Miranda:





¿Perspectiva de género o ideología totalitaria?

Las Constituciones de 1979 y 1993 nos trajeron el concepto de dignidad humana, enrraizado no solo en toda interpretación constitucional sino también en los pensamientos y actitudes de la inmensa mayoría de peruanos, constituyéndose en paradigma para toda conducta humana. A partir de esa realidad, podemos afirmar que la desigualdad entre el hombre y la mujer resulta irracional en un Estado Constitucional de Derecho, y de la misma manera, toda discriminación por la raza u opción sexual puede y debe ser combatida desde la aplicación y desarrollo de los valores y principios constitucionales.

Lamentablemente, nuestro país está cediendo ante una bien financiada moda internacional, que parte del supuesto que el género es fruto de una construcción social, independientemente del sexo que todos adquirimos en el vientre de nuestra madre. Al desarrollar ese concepto resulta que podemos ser, independientemente de nuestra realidad biológica, lo que querramos ser. Así, un hombre adulto puede declarar ser una niña de 6 años, un boxeador ganar un torneo femenino, o un hombre operado quitarle el título de Miss España a todas las candidatas. El problema es que, como estas situaciones contradicen el sentido común, los Estados se ven obligados a penalizar a quienes critican u opinan en contra de las normas que amparan esas exageraciones.

Esa es la llamada Perspectiva de Género, un invento sueco que es vendido como instrumento para lograr la igualdad y vencer la discriminación, pero que termina convirtiéndose en un modelo exclusivo y excluyente, en ideología que penaliza la disidencia. En países profundamente democráticos y tolerantes como Inglaterra, se llega a sancionar duramente el uso del pronombre ‘incorrecto’, llamar ‘el’ en lugar de ‘la’ al hombre auto-percibido mujer; en Alemania se encarcela padres que no llevan a sus niños a las clases de género, y en EE.UU. hay médicos de hospitales públicos que fueron condenados por rehusarse a practicar abortos. Así, el nuevo sistema único de pensamiento obligatorio no solo no protege realmente a la mujer, pues promueve que hombres trans invadan sus espacios naturales, también quiebra gravemente el principio de pluralismo y tolerancia en colegios, universidades y medios de comunicación; quienes se niegan a someterse son marginados de los puestos de trabajo, de los concursos para jueces y fiscales, incluso de los directorios de empresas.

Ojalá podamos resistir y evitar las exageraciones europeas y consolidemos el respeto democrático a las ideas que no coinciden con las nuestras, acercando posiciones en beneficio de los objetivos que afirmamos defender.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Argumentos de Pérez no justifican prisión preventiva para PPK, dice Vizcarra

Argumentos de Pérez no justifican prisión preventiva para PPK, dice Vizcarra