Ernesto Álvarez Miranda

Acerca de Ernesto Álvarez Miranda:



Presidencialismo a lo Tuesta

Históricamente, hay dos ideas que en el Perú han sido repetidas en varias Constituciones por considerarlas soluciones eficaces a problemas puntuales, pero siempre han fracasado. Sin embargo, algunos insisten en lo mismo: la creencia que descentralizar significa otorgar competencias a élites departamentales inexistentes, y la renovación por mitades o tercios de las Cámaras del Congreso. Víctor Andrés Belaúnde introdujo en el Informe Villarán de 1931 una argumentación imbatible: renovar por partes significa recoger fragmentadamente la opinión pública, atentando gravemente contra la legitimidad del propio Congreso, pues al ponerse en disputa tan solo un tercio o una mitad de los escaños, un gobierno corrupto o una mayoría rechazada por el pueblo podrían mantener gran parte de su poder, solo que ahora divorciado de cualquier concepto de representación. En un país donde los gobiernos son duramente castigados en las siguientes elecciones, renovándose solo un tercio, Acción Popular en 1985 o el Apra en 1990, hubieran mantenido su mayoría parlamentaria. Mejor aún, por la volatilidad del electorado, se deben establecer períodos más cortos en la Cámara de Diputados, mejorando la relación de cercanía entre representados y representantes.

Si la Comisión Tuesta apostó por pedir el retorno de la bicameralidad a pesar del resultado del reférendum instrumental de Vizcarra, nada le costaba sugerir el regreso de la reelección, pues ambas instituciones son técnicamente necesarias, al margen de su escasa popularidad. Para castigar a quienes propiciaron la renuncia del dueño de Westfield Capital, bastaba con abrir la reelección a quienes fuesen elegidos en 2021. En el pasado, no faltaron quienes propusieron abrazar un presidencialismo a la norteamericana, pero claro, con los frenos y contrapesos que ese régimen atesora como producto de una larga evolución, no como reacción hepática a la caída del simpático businessman de Choquehuanca.

Que la Cámara de Diputados, ya debilitada por otras reglas propuestas, solo pueda censurar al gabinete entero y no a un ministro controversial o políticamente fracasado, es realmente insostenible e incomprensible, pues debilita innecesariamente el control político que deben ejercer todos los Congresos, no se puede reformar la Constitución pensando exclusivamente en la actual mayoría parlamentaria. En esa línea, eliminar la vacancia presidencial por causal de incapacidad moral permanente sin posibilitar, como en EE.UU., el impeachment presidencial es blindar absolutamente al ganador de la segunda vuelta que, como estamos enterados los peruanos, puede ser la persona más imprevista e inadecuada.

El presidencialismo a lo Tuesta, puede hacer realidad el temor de que nuestra democracia solo signifique elegir un nuevo dictador cada cinco años.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Keiko Fujimori: Domingo Pérez añade nuevos elementos a pedido de prisión preventiva

Keiko Fujimori: Domingo Pérez añade nuevos elementos a pedido de prisión preventiva