Ernesto Álvarez Miranda

Acerca de Ernesto Álvarez Miranda:





Votar para tener un peor Congreso (1)

Aun cuando más del 70 % de los ciudadanos vive de la economía informal, en el Perú aumenta el desempleo. Se calcula que cada año 350 mil jóvenes pretenden ingresar al mercado laboral y, desde luego, la mayoría no consigue un puesto en el área elegida; es más, nadie les dice que el 90 % de ellos jamás logrará la estabilidad laboral, pues los mayores ya se adueñaron de los lugares disponibles. El Gobierno ha ideado un mecanismo para obtener puntos en las encuestas y mejorar su imagen, ha decidido aprobar una norma legal prohibiendo la renovación de contratos laborales de plazo fijo, en todas sus modalidades, con la finalidad de que las empresas privadas e instituciones públicas roten permanentemente personal, dando la oportunidad a todos los desempleados de disfrutar temporalmente de un trabajo formal.

Sin necesidad de ser especialistas, el sentido común nos sugiere que la hipotética norma arriba reseñada no mejoraría la angustiosa situación laboral del país; por el contrario, perjudicaría a empresas e instituciones al no permitirles contar con trabajadores que adquieran destreza en su puesto con base en la experiencia. Es más, se incrementarían los costos económicos, entre ellos el del aprendizaje, pues al existir una permanente rotación de personas, las particularidades de cada tarea exigirían mayor tiempo para alcanzar un eficiente ejercicio, al tiempo que los errores constituirían un lastre en cada área para mantener la productividad en niveles aceptables. Cuando el trabajador haya aprendido, deberá dejar el puesto.

Esa es la situación a la que nos llevaría aprobar la no reelección parlamentaria. Ningún instituto técnico ni universidad enseña a representar a los grupos sociales y electores individuales que votaron por un congresista, defendiendo sus tendencias, valores e intereses. Los procedimientos parlamentarios no permiten que los congresistas de primer período los dominen, pues su complejidad es directamente proporcional a la intensidad del momento político en el que deben ser aplicados. Si todos fuesen, siempre, congresistas novatos, tendríamos que renunciar a que nos puedan representar con alguna eficiencia, por lo que el Congreso perdería la capacidad de fiscalizar al gobierno y de aprobar leyes. Si su actual problema es que el 85 % no son reelegidos, y en la mayoría de casos son los nuevos quienes cometen inconductas, no tiene sentido prohibir de plano la reelección, salvo que se esté construyendo una dictadura del Ejecutivo, que en el 2021 beneficiaría al aventurero de turno.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Domingo Pérez pide prisión para PPK por reunirse con Bruce y Aráoz

Domingo Pérez pide prisión para PPK por reunirse con Bruce y Aráoz