Una relectura del libro El mito del eterno retorno. Arquetipos y repetición (1949), del filósofo e historiador rumano Mircea Eliade nos podría llevar a considerar la realidad peruana como una constante “imitación” de eventos anteriores, aunque ahora esto no ocurre en tiempos del mito y la vuelta a los orígenes sino en la cancha de la nauseabunda política criolla.
Son 18 los candidatos a la presidencia de la República que se encuentran en carrera con miras a las elecciones generales del domingo 11 de abril. Asimismo, los peruanos elegirán a 130 integrantes del Congreso de la República, también llamados “los padres de la Patria”, los mismos que gozan de sueldos dorados y privilegios, pero cuya producción legislativa es muy pobre y cuestionada.
La escena es la misma: debates y rencillas políticas, apasionamientos, populismo, falsas promesas, encuestas pagadas que inflan a determinados personajes y el nuevo ring político de las campañas: las redes sociales, inundadas por memes y videos en línea. Más de lo mismo.
Esta es la “democracia”, donde la mayoría impone su verdad y sus condiciones. Sin embargo, es preocupante que los gobernantes de turno y los funcionarios públicos cada vez están más desprestigiados. Los últimos presidentes están en prisión o tienen procesos judiciales pendientes por presuntos delitos cometidos en el ejercicio del poder.
Recientemente, la revista Justo Medio publicó el siguiente titular: “Después de las elecciones, ¡nada cambiará!”, frase que grafica el escepticismo de gran parte de la población respecto a la tan ansiada reforma del Estado y la instauración de las buenas prácticas gubernamentales.
El Perú está en crisis y seguimos dando vueltas sobre lo mismo. En su artículo “Bienvenidos al Estado criminal” (https://tinyurl.com/e4a8cjfm), Gustavo Faverón señala: “Una cosa es tener un estado corrupto, en mayor o menor medida, que transita por momentos críticos y periodos de inercia y alelamiento con una criminalidad fluctuante según cada caso; otra cosa es colocar al Estado, por votación popular, en manos de organizaciones delincuenciales, convertirlas en opciones electorales inevitables y permitir que se releven mutuamente en el asalto al tesoro público. Es diferente porque en este segundo caso el Estado terminará asumiendo la forma de esas organizaciones, adoptará su lógica y se convertirá en una extensión de ellas, y no será nada fácil, entonces, recuperar lo poco que tenemos ahora”.
En un análisis publicado en el portal “La Abeja” (https://tinyurl.com/xembhzpz), el analista Hugo Guerra opina: “Las elecciones generales de la próxima semana pueden representar una de dos alternativas: o son la gota que rebasa el vaso del desastre nacional; o marcan el punto de inflexión para reconstruir una república que llega a su bicentenario fracturada, disfuncional y con más de un tercio de sus habitantes en estado terminal”. Dios ilumine a todos los peruanos.
(*) Escritor y sociólogo. Presidente de IPJ y
director de Editorial Río Negro.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.