La idea pretende fomentar el ejercicio de la soberanía en casa, que la Cancillería informe del hecho con todos sus detalles, a cada una de las respectivas cancillerías con copia a las demás involucradas, y solicite el reemplazo respectivo… ¡Estoy seguro que ninguno de esos países aceptaría que los otros tres y el Perú, les hagan lo mismo! ¡No es uno, que podría ser un político sin escuela, son cuatro con antigua tradición diplomática, bien conversados! ¡Eso es una ofensa, una lisura que no se debe aceptar!

Por otro lado, debemos celebrar la oportuna e insistente – los días 7, 8 y 10 de junio- presencia de nuestro conocido internacionalista y catedrático universitario, doctor Miguel Ángel Rodríguez Mackay, quien el día domingo 7 empieza mostrando su sorpresa e indignación, y dice: “Como profesor de Derecho Diplomático he quedado estupefacto solo al mirar que el destinatario de la Nota/Ref… suscrita por los embajadores de Canadá, Australia, Francia y Colombia en Lima, haya sido el presidente del Congreso del Perú. Por hacerlo, han consumado una violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas (1961) que regula las vinculaciones (derechos y deberes) de los Estados a través de sus misiones diplomáticas …”. Continúa con:

“La Nota transgrede el principio de no intervención (en la doctrina es “intromisión”)”. El artículo 41.1 de la Convención, establece que “los embajadores están obligados a no inmiscuirse en los asuntos internos de un Estado.” (Sin embargo) “ Se permiten calificar de ‘grave impacto’ a la Ley 31018, que es norma de derecho interno y de “efectos transitorios” por la pandemia; pero dicen “que sus disposiciones vulneran seriamente la estabilidad jurídica…”. Estimado lector, le informo que continúan con una serie de argumentaciones como abogado principiante, que no se debe permitir. El Dr. Rodríguez Mackay termina informando que la Convención de La Habana de 1928, en sus artículos 12 y 13, establece lo necesario para que –por usos y costumbres diplomáticas- el canciller del Perú convoque a esos cuatro embajadores, para la severa llamada de atención de Perú… ¡Que no se duerman!

Sucede que el lunes 8, tuvimos la sorpresa de una continuación sobre el mismo tema y con el mismo estudioso, pero esta vez advierte que lo hace como profesor de Derecho Internacional y me parece bastante “comprensivo” con esos sacha embajadores… Lo repito con pena, pero nos dice rarezas como: “más allá del grave error diplomático (¿?), la carta revela una legítima (¿? ) preocupación por la aprobación de la ley 31018 que suspende el cobro de peajes por el tiempo que dure la pandemia…Nunca debió aprobarse (¡¿?!)… “ ¡No puede ser!

Lo dejamos ahí, porque el día miércoles 10 de junio tuvimos el agrado de leer otro artículo que desde el título: “Persiste injerencia en carta de excusas”. Me ha gustado, hemos regresado al profesor de Derecho Diplomático del primer día… Comienza diciendo: “Ayer se hizo pública la carta de los embajadores… dirigida al canciller del Perú, expresando sus ‘sinceras disculpas’ por no haber seguido los procedimientos establecidos en el Derecho Internacional…”… “pero enfatizando que se haya malentendido respecto a su objeto…”. ¡Esto muestra que la injerencia se mantiene intacta¡ Además, nos informa que se han permitido “sorprendentemente”, enviar copia de su carta de excusas, a las principales autoridades nacionales, cuando el único destinatario debió ser el Canciller… ¡Supongo que ya les estarán llegando las devoluciones!

Hugo Ramírez Canaval-Contralmirante