Especiales relaciones con Alemania

Especiales relaciones con Alemania

En tiempos de guerra europea es necesario reflexionar sobre las relaciones bilaterales del Perú con el país de mayor población y de economía más fuerte de Europa. Alemania es una república más joven que el Perú con la que tuvimos vínculos muy diversos y extremos: declaratoria de guerra, estado de beligerancia para pasar luego a un reconocimiento oficial de la nación alemana en la forma de dos Estados antagónicos como fueron la República Federal Alemana y la República Democrática Alemana.

Esto nos lleva a recordar que, por definición, los vínculos entre países se denominan relaciones internacionales. Lo explico en mi Diccionario sobre Relaciones Exteriores, en el sentido de que se privilegia la interacción de los pueblos y sus derechos frente a la de los Estados o gobiernos.
Resulta repetitivo mencionar la ampliamente promocionada presencia alemana en el Perú con aportes científicos que van desde Humboldt o Max Uhle hasta el desconocido Ugur Sahin, inventor de la vacuna que se comercializó con el nombre de Pfizer que tantas vidas peruanas salvó.

Recordar ello tiene especial importancia frente a los conflictos entre Estados que se generan frecuentemente por errores o intereses mal interpretados de clases políticas dominantes frente a las legítimas aspiraciones de paz de los pueblos que pagan con su sangre las guerras.

En el caso de Alemania y el Perú fueron los pueblos de ambos países los que a pesar de diferencias protagonizadas por sus gobernantes, mantuvieron relaciones estrechas de cooperación. Mis padres , como otros muchos, fundaron familias binacionales.

Y mi padre como médico salvó vidas en la guerra sin importar la nacionalidad de los necesitados. Por ello sufrió cruel prisión de los nazis. Ello se puede perdonar pero jamás olvidar porque fue una afrenta también al Perú.

Son estas las bases sólidas en las que se fundamentan las relaciones hoy entre el Perú y la República Federal Alemana no solo a través de embajadas o consulados , sino con una presencia múltiple de reconocidas instituciones culturales, educativas, hospitalarias, económicas, financieras, de cooperación y hasta políticas alemanas en nuestro país. Estas últimas en la forma de varias fundaciones.

Las relaciones internacionales deben desarrollarse bajo el principio de reciprocidad manteniendo la proporcionalidad debida. En este sentido sería de especial importancia para nacionales del Perú y de Alemania que en el país europeo también puedan desarrollarse fundaciones u organizaciones peruanas como el Instituto Internacional para el Desarrollo de la Democracia IIDD.

Un antecedente positivo fue la Casa Perú que se fundó en Múnich en la década de los treinta del siglo pasado y que aglutinó una presencia múltiple del Perú en Alemania. Son los valores comunes e intereses complementarios los que caracterizan las relaciones entre nuestras dos naciones que son históricas, fructíferas y de un futuro prometedor.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.