Estaciones propias de Petroperú no fijarán precio de mercado

Estaciones propias de Petroperú no fijarán precio de mercado

Ante la escalada alcista de precios de combustibles que tiene como origen el conflicto entre Rusia y Ucrania, el mandatario Pedro Castillo ha lanzado por el canal estatal, el mensaje que Petroperú debería tener estaciones propias para que sea un regulador de precios del mercado.

Los consejeros presidenciales lo malinforman para que proponga una medida de esta naturaleza. Razones sobran: 1) es inviable implementarla en el corto plazo, un periodo para la puesta en operación de una estación es de 8 meses aproximadamente; 2) necesitaría un fondeo desde la caja fiscal a razón de no menos de 1.0 millón de dólares por estación, 3) no encontraría en las ciudades las ubicaciones apropiadas para tener éxito comercial, y 4) no tendría efecto alguno en los precios, lo que explico seguidamente.

La petrolera estatal en estos momentos comercializa a través de mayoristas y marcas de otras cadenas, el 64% del volumen de gasoholes y diésel, mientras que las ventas a través de estaciones identificadas con su marca solo abarcan el 36% del mercado a nivel nacional, con mayor incidencia de provincias que en Lima. No es el agente relevante como para generar la fijación del precio del universo.

En el utópico caso que decidiese incursionar con estaciones propias, apenas empiece a construir, las cadenas competidoras que hoy le compran migrarán a otros proveedores que en este momento existen en el mercado; aparte de Refinería La Pampilla SA están las americanas Valero Energy y Exxon Mobil. Eso sería mortal para Petroperú, significaría perder volúmenes de venta en un momento que necesita ingresos anuales para pagar intereses y amortización de deuda, por un monto del orden de 320 millones de dólares anuales.

Lo que puede hacer hoy en día si quisiese influir en algo en los precios, es llegar a acuerdos con las cerca de las 700 estaciones identificadas con su marca, y fijar precios competitivos de acuerdo con su ubicación en las ciudades, por supuesto que eso significará renegociar los contratos actuales que tiene.

Mi consejo es, no pierdan el tiempo, dedíquenlo a generar condiciones para sanear sus cuentas que ya están bastante complicadas y establezcan una política con sus afiliadas sobre la atención a consumidor final.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.