Mediante hechos consumados el régimen Castillo viene imponiéndonos las propuestas que contempla su nueva constitución, que insiste en entronizarla por las buenas o las malas. Carlos Gallardo, ministro de Educación, estaría armando un novedoso currículum “revolucionario”, de corte maoísta, para lavarle a cabeza a todos los estudiantes de primaria y secundaria.

Desde el ministerio del Interior, el defenestrado ex policía y hoy ministro Luis Barranzuela, poseedor de una hoja de vida de característica criminal -que embarra a la institución policial y mancilla al ministerio del sector-, instituye las bases para que Perú sea un narco Estado impulsando la formalización del cultivo, la tenencia y consumo de la hoja de coca y la producción de clorhidrato de cocaína en el Vraem, basándose en la aprobación congresal del delincuencial proyecto de ley presentado por el atorrante Bermejo.

El cambio ya lo da por hecho dentro del ministerio que dirige, como ante los pobladores del Vraem –zona en poder del “partido comunista armado sendero luminoso”- ofreciéndoles que el régimen Castillo expulsará a la DEA/USAID.

Mientras esto ocurre en Lima, el Cusco (la zona políticamente más convulsionada del país por el senderismo/marxismo/maoísmo/pensamientomariátegui) hoy está de facto bajo control del comunismo procubano que ejerce Evo Morales en representación del Foro de Sao Paulo, como demostrara últimamente un revelador informe de Panorama que detalla hechos gravísimos.

Sin embargo, ni el ministro de Relaciones Exteriores, Oscar Maúrtua, ni menos el presidente Castillo y/o su premier, igualmente comunista, Mirtha Vásquez, se dan por aludidos, pese al extremo riesgo que aquello implica para la seguridad nacional.

El informe de Panorama precisa que Evo Morales controla esta región peruana (presumiblemente autorizado por el propio Castillo), ya que delegados profesionales suyos, de poderoso calado extremista, operan en Cusco como agentes del partido MAS (movimiento al socialismo, de propiedad del aymara Morales), al cual le agregan la etiqueta IPSP (instrumento político por la soberanía de los pueblos). Este bodrio trasnacional comunista ha pedido al presidente de Bolivia (polichinela de Evo) que designe cónsul de su país en Cusco a un ultra agitador indigenista/maoísta.

Hay más, éste exacerba a los cusqueños exhortándoles “en estos tiempos no nos conviene agarrar armas como sendero”. ¡No descarta que les convenga hacerlo más adelante! Inclusive, después concluye: “Nuestra constitución (la boliviana) habla de diplomacia directa de pueblos con pueblos; otras son las relaciones diplomáticas internacionales vía una embajada.” Pero, ¿qué es esto?

Por enésima vez repetimos. En primera vuelta electoral Castillo obtuvo solamente 11% de votos en toda la nación. Una estrepitosa, absoluta minoría. Y es precisamente en la primera vuelta electoral donde aparece la verdadera voluntad del pueblo. Porque en el repechaje entran a tallar factores subjetivos.

Como aquel portentoso voto anti Fujimori producto de dos décadas y media de brutal destrucción de imagen por las izquierdas, al quedar como derrotadas porque Fujimori acabó con sendero y mrta, su brazo armado. ¡En consecuencia Castillo ni debe ni puede transformar las estructuras peruanas hacia la correntada comunista/senderista que practica y predica el aparatchik de Perú Libre, su partido político!

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.