El virus chino, en realidad del Partido Comunista Chino (PCCh), tiene cura, viene del océano y es la plitidepsina, comercializada como Aplidin en España, por Pharma Mar. Ampliamente utilizado en Australia contra el mieloma múltiple, un tipo de cáncer, su principal compuesto proviene de la ascidia (Aplidium), una extraña criatura marina con características primitivas de vertebrado. La especie útil para producir la droga es propia de las aguas de la isla de Ibiza.

Nevan Krogan, biólogo molecular, investigador principal de los Institutos Gladstone y profesor del Departamento de Farmacología Celular y Molecular de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) estudió las propiedades de la plitidepsina (Aplidin) como prometedor tratamiento para el Covid-19. Ha confirmado que es el fármaco más potente investigado a la fecha, unas 27.5 veces más que el Remdesivir utilizado hoy contra el Covid. La esperanzadora sustancia inhibe las proteínas usadas por el virus para infectar nuestras células, por lo que no puede alojarse, mutar ni contagiar. La semana pasada, Krogan y su equipo publicaron un nuevo artículo en la revista Science. Ver: https://science.sciencemag.org/content/early/2021/01/22/science.abf4058.full

Las propiedades contra el Covid-19 se hallaron hace casi un año, en marzo de 2020, por el equipo de científicos de la UCSF. Ya completaron los ensayos de las fases 1 y 2 y se espera el de la 3 para lograr la aprobación regulatoria. La semana pasada un alentador estudio de la University College London (UCL) descubrió que la plitidepsina (Aplidin) también combate exitosamente la nueva y muy contagiosa variante viral Británica. Los chinos deben andar desesperados, ¿o alguien cree a estas alturas el origen natural del virus? Si así fuera ¿por qué tanta preocupación de la Organización Mundial de la Salud por conocer el lugar preciso de su aparición y a qué tanto secretísimo de los comunistas con las investigaciones estadounidenses? Sin querer o queriéndolo, el PCCh ha convertido al planeta en el laboratorio de una guerra bacteriológica de baja intensidad, quebrando las economías de los países con mayores recursos naturales, como Perú.

El biólogo Luc Montagnier, Premio Nobel de Medicina 2008 por su descubrimiento del virus del sida (VIH), afirmó que el coronavirus causante del Covid-19 es de fabricación humana y que quizá fugó mientras se investigaba una vacuna contra el sida, pues contiene “secuencias idénticas a las del VIH”. Para Montagnier eso del virus originado en un mercado “es una bella leyenda, pero imposible”. Ver: https://youtu.be/2AU43eowtbE Desde sus declaraciones fue silenciado y cuestionado por la prostituta de Babilonia: la gran prensa globalizadora.

El inútil e inconstitucional gobierno del declamador Sagasti, desembolsará mil quinientos millones de dólares para comprar la vacuna china, la más cara del mercado, como agradeciendo a los responsables de la muerte, enfermedad y empobrecimiento de nuestro país. Y ahora de nuevo mete el #ToqueDeQuiebra y así nos imponen otra vez lo que ya fracasó.