Dra. Estela Inga

Dra. Estela Inga

SALUD MENTAL PARA TODOS

Acerca de Dra. Estela Inga:





La corrupción

Puede definirse como la acción de dañar, deteriorar, enfermar, pervertir, echar a perder; manipulativa y utilitariamente a alguien con propósitos malsanos, alterando su identidad, propiciando su complicidad. Surge del lado oscuro que todos los seres humanos tenemos y de la polaridad dirigida hacia  lo negativo.

Todos tenemos potencial de ser corruptos o no. Es posible que nos corrompan o que corrompamos a otros, aunque no necesariamente tiene que ser así.

La corrupción puede ser aguda y transitoria, que no involucra la totalidad de la persona o crónica e irreversible en la que la persona asume y encubre la corrupción de sí misma tratando de arrastrar a otros, contribuyendo a ésta pandemia de la humanidad.

En la sociedad corrupta se impone lo material sobre lo espiritual, considerando el dinero,  influencias,  coimas y la filosofía de “el fin justifica los medios” como valores primordiales de la vida. Los corruptos viven en una pobreza ética, afectiva y emocional apropiándose de todo lo posible, incluyendo personas.

Este proceso se inicia simbólicamente desde la relación con la madre; si ella satisface las necesidades afectivas y emocionales, va a estimular potencialidades creativas que darán confianza, seguridad, certidumbre, integración del afecto, actitud positiva y saludable. La madre suficientemente buena fortalece los cimientos primarios en la sociedad, mientras que las carencias, privaciones y maltratos van a estimular nuestros potenciales destructivos como la corrupción. En nuestra sociedad, muchos peruanos han tenido madres que no pueden cumplir su función pues están desprovistas de la protección y cariño del hombre y del padre, expuestas a la imposibilidad de proteger a sus hijos de la corrupción temprana, robo, y otros elementos delictivos, teniendo lo mínimo indispensable para sobrevivir.

Pero el hombre puede transformar su desdicha en dicha, su agresividad destructiva en creativa, liberándose de la corruptela. ¿Cuáles han sido las experiencias con nuestras figuras paternas? ¿Qué importancia  ha tenido lo material y lo espiritual desde nuestra infancia?

En nuestro país, la miseria material y espiritual es enorme y existe  una  diferencia abismal entre los que tienen todo y los que no.

La política debería ser un mundo de valores y tradiciones, con líderes comprometidos con el bien común, sin violencia. La ética debe ser un componente fundamental en el ejercicio del poder. El poder y la política mal concebidos  pueden conducir a gran sufrimiento para  los ciudadanos.

La injusticia, la indiferencia y la disparidad históricamente generan la violencia en la que vivimos, es expresión de la desesperación que se descarga. Lo indispensable para el cambio es una mejora en la educación  para tener adultos con valores éticos inquebrantables, hay que proteger a las familias, crear trabajos evitando el subempleo y desempleo, darle un predominio cultural a los medios de comunicación, restituir valores, no se puede permitir la impunidad ni el olvido que perpetúa la corrupción. Brindar los requerimientos económicos, nutricionales, afectivos, culturales y éticos para el desarrollo creativo del ser humano.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Domingo Pérez: Es notorio el blindaje del Congreso a fiscales Chávarry y Gálvez

Domingo Pérez: Es notorio el blindaje del Congreso a fiscales Chávarry y Gálvez