Estrés laboral y salud

Estrés laboral y salud

Por Álvaro Díaz

En estas líneas quiero compartir un extracto de una serie de estudios e informes elaborados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con relación al estrés laboral y el efecto en la salud de los trabajadores y, por conectividad, de las familias.

La OMS identifica al estrés laboral como un grupo de reacciones emocionales, psicológicas, cognitivas y conductuales ante exigencias profesionales que sobrepasan los conocimientos y habilidades del trabajador, para desempeñarse en forma óptima.

El estrés puede manifestarse con tensiones musculares, aumento de presión sanguínea y ritmo cardiaco, miedo, irritabilidad, enojo, depresión, disminución de la atención para la solución de problemas, baja en la productividad, entre otros.

Estudios médicos han reportado que el estrés laboral puede provocar siete veces mayor riesgo de agotamiento emocional, dos veces mayor riesgo de problemas de espalda, cuello y hombros, mayor riesgo cardiovascular y de hipertensión.

También existen correlaciones con cardiopatías, trastornos digestivos, dolor de cabeza y lumbalgias. Así, la OMS estima que entre el 21 y 32% de casos de hipertensión en América Latina están relacionados con altas exigencias laborales y su bajo control.

Como el origen del estrés laboral puede ser múltiple, las medidas preventivas para eliminar o reducir el estrés también pueden ser muchas.

Hacer ejercicio, evitar la ingesta de alcohol, no fumar, evitar comunicaciones de tipo pasivo o agresivo.

La intervención o solución desde la empresa u organización (por ejemplo, un ministerio o entidad pública) pasa por el estilo de comunicación, los procesos de formulación de decisiones, la determinación de funciones y tareas de trabajo, el ambiente físico y los métodos de capacitación de los trabajadores.

La mejora en la comunicación, la participación más activa de los trabajadores en la toma de decisiones de trabajo, las condiciones ambientales, entre otros aspectos, son iniciativas que ayudan a reducir el estrés laboral.

El reto es complejo, pero ir asumiéndolo e implementándolo es de gran impacto, considerando en ello las habilidades y recursos de los trabajadores, el establecimiento de sus funciones, tareas y responsabilidades, la interacción social entre los trabajadores fuera del trabajo.

Habrá iniciativas individuales como la nutrición, ejercicio y sueño reparador, y otras de la empresa o entidad, como las antes detalladas.

Lo cierto es que algo debe hacerse por atender y entender, ya que no hacerlo tiene efectos en la salud física y mental y con ello se afecta la productividad y el ambiente laboral.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.