Fabiola Morales Castillo

Fabiola Morales Castillo

AL FILO DE LA NOTICIA

Acerca de Fabiola Morales Castillo:

Catedrática Universitaria, Doctora en Comunicación y Ex-Parlamentaria (2001-2011)





El negocio de los casinos

Existen negocios, como los de la industria del entretenimiento que, si bien gozan de los beneficios de la libre empresa en el Perú, tienen el deber de autorregularse; por cuanto el desmedido consumo, como pasa con las bebidas alcohólicas y el tabaco, afecta la salud y la vida de los consumidores que, no  pocas veces, terminan enviciándose.

Los negocios de juego de azar se han expandido en el país y producen grandes ganancias a los inversionistas y sus socios. Están en hoteles y muchos lugares más, porque las famosas máquinas de tragamonedas se podrían encontrar hasta en los mercados de abasto locales, a la mano de todos, hasta de amas de casa que tantas veces podrían dejar en ellas, el dinero que llevan para la compra.

Los casinos están abiertos toda la noche y, en ellos, gran número de personas pierden dinero y  la noción del tiempo frente a una máquina o una mesa de juegos, haciendo apuestas en cantidades grandes que podrían sobre pasar largamente sus ingresos. Por supuesto, que nadie les obliga realizar este consumo desmedido, pero reprimirlo es muy difícil para muchas personas; tanto por la emoción de ganar, siempre creciente, como por el atractivo del local, el buen trato y el ambiente.

Pero los casinos no se autorregulan, ni menos los regulan –siendo que, como queda demostrado, no son un entretenimiento inocuo-. Al contrario, siempre han estado en busca de beneficios especiales, este sería el motivo por el cual esta semana, el Congreso de la República propuso derogar el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), a los casinos y tragamonedas desde el próximo año.

La Comisión de Constitución del Congreso de la República, alegó para ello que el impuesto aprobado por el Gobierno para estos juegos no es un ISC sino un tributo directo. Sostiene esta comisión que al actuar de manera directa en las actividades de las empresas del sector, se  ha desnaturalizado este impuesto, en tanto que el ISC se determina aplicando un monto fijo a cada máquina o mesa de casino en función de su ingreso neto mensual.

Por su parte, el Ministerio de Economía y Finanzas que se opone a la derogación del mismo, afirma que no es un impuesto al patrimonio, sino al consumidor del servicio que ofrecen los negocios de juegos de azar, porque se le traslada a este, vía precio. Recaudación que, por otro lado, se calcula en S/ 135 millones anuales.

Actividades como las de los juegos de azar, por mucho que aleguen que dan trabajo, no tienen por qué ser alentadas, ni menos recibir privilegios. Más bien, como en el caso de las bebidas alcohólicas y el tabaco, los consumidores deben ser advertidos, con avisos alusivos, de las consecuencias de asistir habitualmente a estos lugares y permanecer en ellos larguísimas horas gastando lo que no tienen, porque la “casa nunca pierde” y, si pierde arrebata, como dice una canción mexicana.

(*) Profesora de CENTRUM PUCP, GBS

 





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Mininter: PNP abatió a otro delincuente

Mininter: PNP abatió a otro delincuente