Fabiola Morales Castillo

Fabiola Morales Castillo

AL FILO DE LA NOTICIA

Acerca de Fabiola Morales Castillo:

Catedrática Universitaria, Doctora en Comunicación y Ex-Parlamentaria (2001-2011)



Medios, democracia y dinero

  • Fecha Domingo 22 de Septiembre del 2019
  • Fecha 2:00 am

“No es la política la que hace a un candidato convertirse en ladrón, es tu voto el que hace a un ladrón convertirse en político”. Esta frase pintada en la pared de una gran ciudad, nos cuestiona sobre la validez del voto que todo ciudadano deposita en las urnas, en el Perú y en todos aquellos que ostentan el sistema democrático.

Un acto, mediante el cual, se renuncia a ejercer la propia autoridad y poder, al que se tiene derecho en toda democracia, para otorgárselo al REPRESENTANTE; tanto al parlamentario, como al gobernador, alcalde o Presidente Constitucional que manejan Presupuesto y va a dirigir los destinos de una nación por los siguientes años.
De lo cual podríamos concluir que toda autoridad electa –buena, mala o regular- ejerce el cargo, más que por voluntad propia que -si bien la tiene inicialmente al presentarse como candidato a unas elecciones- más bien, por la voluntad libre y, por tanto, RESPONSABLE de los CIUDADANOS.

Sin embargo, esos ciudadanos que acuden libre u obligatoriamente a votar, este último es el caso del Perú, pareciera que no tienen clara esta responsabilidad, hasta que su candidato, investido ya en autoridad, actúa. Sólo en este momento se inician las críticas, los arrepentimientos y los lloros.

¿Qué está sucediendo para que vivamos una democracia tan inmadura, ad portas de llegar al bicentenario de nuestra Independencia? Sencillamente que, hay poco interés, por la información política y la opinión argumentada; así como existe una disposición fácil y emocional, de una gran mayoría, a la manipulación que se practica desde el gobierno de turno y su aparato publicitario, y el poder mediático y económico.

Por tanto, si bien los ciudadanos tienen, en parte, la responsabilidad por elegir con su voto a las autoridades que nos representan y gobiernan, mucha más responsabilidad hay en los medios y los líderes de opinión; esos que quieren que SE VAYAN TODOS; pero que en su momento, en lugar de informar y orientar, toman partido, al estilo “nuestro” Premio Nobel de Literatura, y se la juegan como en una ruleta rusa, para después equivocarse de principio a fin, y arrastrar al precipicio nuestra débil democracia.

Desde Lasswell, Lazarsfeld, Lewis y Hovland, fundadores de la mass communication research -primeros en estudiar científicamente la influencia de las comunicaciones de masas en las decisiones políticas de los ciudadanos- es obvio que esta influencia existe. Pero ha ido creciendo y perfilándose en el tiempo y gracias a herramientas de propaganda más avanzadas que las de Goebbels del Tercer Reich.

Escuché a un político experimentado decir, hace unos años, que el poder mediático se ha convertido en los “nuevos partidos políticos” y me pareció una exageración. Si el político tenía razón, podríamos afirmar que son los nuevos partidos, pero “camuflados”, por eso, con gran poder manipulador.

Más aún, cuando al ansia de poder se suma la angurria del dinero -de quienes deben ofrecer información y opinión política ilustrada- se crea un verdadero “mercado ideológico”, donde todo se compra y se vende a gran precio.
Por tanto, es válido preguntarse: ¿dónde habrían ido a parar los “aportes de campaña” que empresas como Odebrecht, supuestamente, entregaron a los candidatos presidenciales? ¿No sería a las manos de propagandistas, como alias Fabre, y a las de los dueños de algunos medios?

(*) Profesora CENTRUM PUCP



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
PJ evaluará prisión preventiva contra Keiko Fujimori el 26 de diciembre

PJ evaluará prisión preventiva contra Keiko Fujimori el 26 de diciembre