Fabiola Morales Castillo

Fabiola Morales Castillo

AL FILO DE LA NOTICIA

Acerca de Fabiola Morales Castillo:

Catedrática Universitaria, Doctora en Comunicación y Ex-Parlamentaria (2001-2011)



#Modoelecciones

En un domingo de verano como hoy, sin duda ustedes querrían estar en la playa. Pero no, tienen la obligación de formar su cola y votar, por unos candidatos que culminarán el período 2016- 2021; por la sencilla razón de la cuestionable DISOLUCIÓN del Congreso de la República, en plena vigencia, por obra y gracia del gobierno actual.

El régimen afirma que no lleva bancada, si esto fuera así, quiere decir que este “cachito” que queda, para culminar el mandato congresal, sería un dolor de cabeza para el Ejecutivo; porque un gobierno sin bancada, aunque sea mínima, está destinado a consensuar o a convertirse en totalitario. Pero, sabemos bien, que son los “Moraditos” y los grupúsculos de la dividida izquierda, quienes están dispuestos a cederle sus curules, no sabemos si gratis o ganando alguito.

Sin embargo, la mano le viene con mala suerte al gobierno, porque los alfiles, caballos y hasta el rey del ajedrez morado, han caído en la desgracia de inconductas que han trascendido al ámbito de lo público y los han hecho callar, balbucear, retroceder y salir corriendo a esconderse; porque se les ha caído la máscara de “moralistas”, “feministas” y “anti corrupción” para mostrarse como amigos de la hipocresía, el disimulo y la mentira.
Por tanto, imaginamos que el régimen estará buscando novia entre los de Alianza para el Progreso –tan fusibles siempre-, Acción Popular –con alcaldes que no acaban de despegar- o hasta en Somos Perú y alguna otra agrupación como el FREPAP que, a la hora de los loros, también le sumarían unos asientos de conveniencia. Pero la novia podría también resistírsele.

Por otra parte, la capacidad de “muñeca política” del gobierno es prácticamente nula –no sabe, no puede o no quiere construir consensos- lo suyo es más bien la actitud voluntariosa de “tirar el tablero”, cuando sabe que va perdiendo. Por eso es recomendable que se rodee de asesores más bien especialistas en el “arte de la política” y no tanto en la técnica del marekting que le aconsejan decisiones populistas de cortísimo plazo que, al final del día, incluso le producen bajones en las encuestas de su popularidad.

¿Estamos ante un eventual Congreso de mayoría fiscalizadora y opositora, como el de la primera parte del período? ¿Qué pasaría entonces si este fuera el escenario? ¿El gobierno tendría que escoger entre ENMENDARSE o pasar por el ridículo de volver a DISOLVER el Parlamento? Apostemos con optimismo a que, frente a una Representación Nacional fiscalizadora, enmiende la plana y termine escribiendo derecho en renglones torcidos.
Toda democracia, incluso la más inmadura, requiere del balance de los poderes. Un poder Ejecutivo que gestiones y ejecute políticas para el bien común, concepto este último que no es etéreo, sino muy concreto: asegurar la libertad de emprendimiento y la superación de la pobreza, mediante la educación y oportunidades para todos. Un poder Judicial que no permita los abusos de los delincuentes. Un Legislativo que, en representación de los ciudadanos, vigile que el Ejecutivo cumpla con administrar el Presupuesto de todos, de manera eficiente y, proveer las leyes necesarias.

Necesitamos Representantes honestos que cumplan con su rol y, sobre todo, que no se arrodillen ante el poder político, judicial, económico o mediático, porque sería el principio del fin de la democracia en el Perú. Estamos en #Modoelecciones, hoy tenemos el poder del voto en nuestras manos, no se lo entreguemos a cualquiera. (*) Profesora CENTRUM PUCP



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Prima de Nadine blindó a Odebrecht

Prima de Nadine blindó a Odebrecht