Fabiola Morales Castillo

Fabiola Morales Castillo

AL FILO DE LA NOTICIA

Acerca de Fabiola Morales Castillo:

Catedrática Universitaria, Doctora en Comunicación y Ex-Parlamentaria (2001-2011)



Una mujer al mando de Bolivia

El pueblo de Bolivia, no tranzó con un cuarto mandato del expresidente Evo Morales -del Movimiento al Socialismo (MAS)- quien con 13 años en el poder, quiso eternizarse al mando del país altiplánico, mediante elecciones fraudulentas que felizmente la Organización de Estados Americanos (OEA) no avaló, recomendando nuevos comicios; a lo que el líder sindicalista de origen aymara se resistió y, en consecuencia, provocó una protesta social, apoyada por las fuerzas del orden que lo obligó a renunciar y huir.

Cuando se temía un vacío de poder, la segunda vicepresidenta del Senado, la opositora Janine Áñez, asumió la Presidencia interina de Bolivia en medio de las críticas de los seguidores de Evo y sus representantes en el Congreso, quienes se negaron a asistir a la sesión plenaria que se convocó para tal fin y, por tanto, reclamaban la falta de quórum. El independiente Tribunal Constitucional (TC), avaló la decisión del Congreso y la senadora de la Unión Demócrata se convirtió en la 66 Presidente de la República de ese país.

Como en el caso de Venezuela, con el presidente encargado Juan Guaidó, prevaleció la voluntad política de los representantes del pueblo en el Parlamento y, es así que la senadora Áñez -con la debida firmeza, decisión y confianza que se requiere en estos casos- afirmó que asumía de inmediato la Presidencia del Estado de Bolivia, siguiendo la línea sucesoria y para facilitar una transición democrática; asimismo, se comprometió a convocar a elecciones para elegir nuevas autoridades, lo más pronto posible.
La crisis ha bajado los decibeles en Bolivia; aunque todavía en La Paz y la frontera con el Perú, el comercio sigue restringido y paralizado el suministro de gas que necesita Argentina. La ayuda de los Presidentes de México y del Perú, para que Evo pudiera salir de Bolivia, ha empoderado a los partidarios del renunciante presidente, quienes guardan la esperanza de su vuelta para participar en las elecciones. Mientras tanto, la actual Presidenta Janine Áñez, ha dicho que Evo, puede volver al país; pero que, lejos de volver a postular, debe rendir cuentas al país por fraude electoral y numerosas denuncias de corrupción.

La presidenta boliviana ha demostrado no solo tener energía y firmeza, sino los suficientes reflejos para nombrar con rapidez, un nuevo gabinete con personalidades probas, académicas e independientes, entre las que destaca la diplomática, Karn Longari, como ministra de Relaciones Exteriores; así como para renovar los mandos de las FF.AA. y de la Policía Nacional, haciéndose de un entorno confiable que le facilitará su gobierno y la superación de la crisis política y social.

En política exterior, Bolivia ha dado un giro de 180 grados, alejándose del gobierno de Cuba, de la Venezuela de Maduro –aceptando a un embajador enviado por el proclamado Presidente interino Guaidó- y alejándose también de la Argentina de los Fernández-Fernández.

Todos los pasos que la presidenta Áñez está dando, en los pocos días que tiene al mando de Bolivia, demuestran que es una mujer con las ideas claras y la voluntad firme, con objetivos concretos que hacen prever la pronta vuelta de la paz y el crecimiento de la madurez democrática y las libertades que, sin duda, los líderes extremistas del sur del Perú, tan hermanos del MAS de Evo, no verán con buenos ojos.

(*) Profesora CENTRUM PUCP



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Vela no descarta que Odebrecht haya dado “pagos indebidos” a Nadine por Gasoducto

Vela no descarta que Odebrecht haya dado “pagos indebidos” a Nadine por Gasoducto