Aída “Mocha” García Naranjo ex ministra del régimen humalista sostiene en el semanario de Hildebrandt que la eventual victoria de Keiko Fujimori “no será un día de orgullo para las mujeres. Será una afrenta”. Ese es uno de los problemitas del feminismo criollo: hablar por todas las peruanas como si no tuviésemos voz; ese movimiento caduco responde a la agenda de los países y fundaciones que lo bancan y no, no representan a las peruanas. El otro problema es que nunca aclaran su comunismo y que todo lo demás es secundario, incluido el bienestar de las mujeres; por eso prefieren al misógino, retrógrado y analfabeto funcional Pedro Castillo, de Perú Libre, partido cuyo amo y señor es el cubanófilo, marxista, leninista, mariateguista, chavista y condenado por corrupción Vladimir Cerrón, denunciado por maltrato físico contra su esposa Lizeth del Carmen Páez Martínez, odontóloga cubana impedida por él de ejercer su profesión.
La “Mocha” es responsable de la muerte de tres niños en Redondo, Cachachi, Cajamarca en 2011 por envenenamiento tras consumir alimentos contaminados del Programa Nacional de Asistencia Alimentaria, PRONAA, dependiente del Ministerio de la Mujer entonces a su cargo. Varios otros niños se intoxicaron, pero sobrevivieron. Bajo su gestión hubo varios casos de envenenamiento felizmente sin fatalidades. La que habla por “las peruanas” acusó, sin pruebas, a la humilde campesina de Redondo que ese fatídico día preparó arvejas con pescado. Aseguró que usó un balde y utensilios contaminados con pesticidas, algo negado por las madres y los pobladores que no usan ningún tipo de pesticida en sus cultivos. Ver: https://youtu.be/t8qgwd7krio
García Naranjo no cuenta que Keiko pidió su destitución como ministra por acusar, sin fundamento, a las humildes señoras del centro poblado que lloraba la muerte de tres de sus hijos y los enterró mientras la exministra ‘perreaba’ con un futbolista y llegó a Redondo nueve días después de la tragedia encontrándose con mujeres trejas que la increparon por acusar a una de las suyas. Les mintió, dijo que no había responsabilizado a nadie, pero habían visto las noticias. Ver: https://youtu.be/XTC6DP_Cz00 Humala premió a la “Mocha” nombrándola embajadora en el Uruguay.
A menos de un mes de las elecciones el apolillado feminismo institucionalizado y globalista de la tercera ola, se yergue en contra de Keiko Fujimori y el capitalismo popular, el libre emprendedurismo, que representan ella y las agrupaciones políticas de derecha y centro que la apoyan. La iniciativa privada, las oportunidades para salir adelante y crear riqueza, son ajenas para esas mantenidas por potencias extranjeras, iglesias nórdicas y reinos con colonias en ultramar. Los peruanos, y especialmente las peruanas sabrán celebrar el arribo a la presidencia de una mujer que garantiza la paz, la libertad y la alternancia del poder, perteneciente ella a una minoría étnica y nieta de inmigrantes. Tendrán que apechugar por cinco años.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.