Todo indica que la segunda vuelta electoral, pase quien pase, pondrá de cabeza al país en los próximos 60 días, porque entre los probables presidentes hay visiones contrapuestas en el manejo económico.
Por ejemplo: Keiko Fujimori pone énfasis en “Perú abierto” para reactivar, Rafael López Aliaga enfila contra Odebrecht, los intereses bancarios abusivos y la publicidad estatal, el maestro Pedro Castillo promete elevar el presupuesto de educación de 3.5% del PBI a 10%% (aumentando el impuesto al gas de Camisea de US$ 1,135 millones a US$ 23,000 millones) y eliminar las AFP porque “entregando pensiones miserables, cobran porcentajes del 30%…. un robo a todas luces,” y Yonhy Lezcano que plantea incrementar el aporte minero.
Propuestas sustantivas, que más allá de los resultados finales y del presidente elegido, seguirán en el candelero tal como sucedió con otras elecciones que se realizaron bajo el manto de la depresión: en 1931, entre Sánchez Cerro y Haya de la Torre, quedaron las reformas sociales planteadas por el APRA, y en 1990 que enfrentó a Fujimori con Vargas Llosa, el shock y el programa liberal finalmente se terminó ejecutando.
El reto del cambio es insoslayable, con el quinquenio que acaba PPK-Vizcarra-Sagasti se cosechan hasta la fecha: 140 mil muertos por la pandemia (1,000 diarios), 2.5 millones de puestos destruidos (INEI), 7 millones de hogares endeudados (SBS) y una economía que en el primer trimestre ha caído en -1.2% (Credicorp Capital).
La recesión persiste no sólo debido a las recientes cuarentenas, sino a que el consumo no se recupera, porque si bien el superoptimista BCR estima que el consumo privado en el 2021 subiría en 8.5%, la población viene reduciendo sus gastos.
Si bien las compras con tarjeta aumentaron en enero (26.9%), cayeron en febrero (-5.5%), rebotando en marzo (86.3%) gracias a la comparación con marzo 2020, cuando el consumo fue bajísimo por el inicio de la cuarentena (BBVA Research). Sólo el consumo aumenta en supermercados, boticas y bienes para el hogar, pero cae dramáticamente en transporte, restaurantes, entretenimiento, alojamiento, pasajes, excursiones, moda y salones de belleza.
Otro dato no menor es que “los créditos de consumo, que en el 2020 se habían reducido en -7.1%, volvieron a caer en febrero en -11.1%” según Daniel Velandia de Credicorp Capital.
Si bien los créditos totales en el 2020 se incrementaron en 11.8%, en realidad, si se excluyen los créditos de Reactiva Perú, tuvieron una caída de -4.6%, sin embargo, se espera un crecimiento de 3% en el 2021 (MEF).
El BCR, llueva o truene, proyecta un crecimiento del PBI de 10.7% en el 2021; poniendo paños fríos el FMI lo sitúa en 8.5% y poniendo paños calientes acaba de plantear “un impuesto temporal a lo más ricos”, colocándose a la izquierda de casi todos nuestros candidatos presidenciales.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.