Francisco Diez Canseco T.

Acerca de Francisco Diez Canseco T.:



AP y el síndrome Chiguán

Después de varios debates con candidatos de Acción Popular, está claro que no les gusta el planteamiento de Perú Nación para eliminar el sueldo de los congresistas y sustituirlo por un régimen de pago sujeto a la concurrencia al Pleno y a las comisiones de trabajo del Congreso de la República.

Inclusive, uno de ellos llegó a afirmar que él va al Congreso a trabajar y que tiene derecho a un sueldo, además de otras expresiones fuera de audio que no vale la pena repetir. Eso se llama síndrome Chiguán.

La propuesta de Perú Nación es concreta y transparente: frente a la manifiesta incapacidad y evidente corrupción existente en el Congreso disuelto con el 85 por ciento de aprobación -que también integró Acción Popular- es necesario adoptar medidas urgentes que impulsen a los nuevos congresistas a cumplir su triple función -legislar, fiscalizar y representar- y que contribuyan a restablecer la credibilidad perdida por esta importante institución democrática frente a la ciudadanía.

Nuestro planteamiento no significa la eliminación del ingreso que le toca a los congresistas por cumplir sus funciones, sino la sustitución de una remuneración fija por una variable que dependa, por lo menos, de la asistencia a su centro laboral que es el Congreso y que refleje un compromiso real con sus electores.

En el período en el que fui diputado recibía mil dólares mensuales y la Cámara de Diputados me pagaba una secretaria. Después del autogolpe, Fujimori eliminó la bicameralidad con la Constitución de 1993 alegando, entre otras razones, que era necesario reducir el número de parlamentarios para disminuir el costo del Congreso al país. Lo cual era totalmente falso ya que el establecimiento del sistema unicameral es una vieja arma de las dictaduras y los costos del Congreso son hoy mucho más altos que antes, con mucho menos cantidad de representantes.

La medida debe ir acompañada, por cierto, de un análisis objetivo sobre la cantidad de asesores y asistentes que requiere un congresista, habida cuenta que muchos de los nombramientos del Congreso provienen de un descarnado clientelaje político y no de necesidades inherentes a la función.

En Perú Nación queremos limpiar al Estado de la trilogía del mal: corrupción, incapacidad e impunidad, la misma que ha tenido una expresión emblemática en el Congreso, para el cual también planteamos en nuestro Plan de Emergencia Parlamentaria la eliminación de la inmunidad parlamentaria, la revocatoria del mandato, el retorno a la bicameralidad con un diputado por provincia y el fin del transfuguismo, dentro del marco de una democracia participativa por la cual el 50 por ciento del Parlamento esté integrado por representantes de los partidos políticos y el 50 por ciento por independientes.

Presidente de Perú Nación



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Juan Sheput afirma que Contigo evalúa llamarse de nuevo Peruanos por el Kambio

Juan Sheput afirma que Contigo evalúa llamarse de nuevo Peruanos por el Kambio