Fuegos artificiales que no iluminan el ambiente

Fuegos artificiales que no iluminan el ambiente

Cada año en las festividades de Navidad y año nuevo vienen acompañadas de fuegos artificiales, sin saber que tienen una alta carga de contaminantes para la salud humana y el medio ambiente. Sin embargo, su comercialización entre el 2020 y el 2021 creció en 21% alcanzando los US$ 1.36 MM, según la OEC.

Según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) los colores, las luces y los gases que se desprenden de estos artefactos afectan a muchas personas con condiciones preexistentes y que son susceptibles a los efectos adversos de estas emisiones que concentran material particulado (PM) en el ambiente durante y luego de las fiestas. Como consecuencia se agravan enfermedades respiratorias, como el asma, hay dificultad para respirar y se desencadenan problemas cardiovasculares, además de reducir la función pulmonar.

En los fuegos artificiales el PM está compuesto por metales como es el polvo de aluminio, cromo, cadmio, azufre y carbono que al quedar en el aire suspendidos pueden viajar por las vías respiratorias, afectando la salud, al inflamar las células pulmonares. Los polvos muy finos que se desprenden tienen compuestos de colorantes metálicos, toxinas, productos químicos y humos; siendo los efectos muy similares a la contaminación del tráfico.

Los investigadores aseguran también que estos artefactos pirotécnicos aumentan los niveles de contaminación del aire, potenciando el cambio climático porque al explotar, generan emisiones de monóxido de carbono que se agregan a los gases de efecto invernadero y, por tanto, al calentamiento global.

Hay que recordar que, su uso indebido, combinado con las altas temperaturas, viento y sequías, favorecen los incendios. Junto a ello, generan contaminación acústica y de desechos por la gran cantidad de envoltorios y empaques que se dejan luego de usarlos.

Aunque es muy difícil medir el impacto ambiental de los fuegos pirotécnicos cada año, según cifras de la OEC World, su comercio sigue incrementándose siendo China el principal exportador con $912M en el 2021, seguida de Alemania (US$ 81.6M), Francia (US$ 80.2M), Estados Unidos (US$ 54.2M) y Países Bajos (US$ 28M).

En promedio, durante la década pasada, se importaron más de 3 millones de kilos de artículos pirotécnicos desde China para el mundo. Esta tendencia dañó y seguirá haciéndolo en los suelos, el aire y agua, además afectar a los animales.

A la fecha, diversos gobiernos lograron controlar su uso, limitándolos solo a espectáculos centrados, previas evaluaciones. Ahora falta, que las personas tomen conciencia del daño que hacen al planeta.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter, Instagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.