Hay una gran expectativa de los actores locales y extranjeros de lo que ocurrirá con la economía en el gobierno que iniciará Pedro Castillo. El discurso de campaña de él y del partido que lo cobijó, Perú Libre (PL), fue el típico del antisistema: nueva constitución y mayor participación del Estado en las actividades económicas. En el electorado que no votó por él hay una esperanza que se morigere en la gestión.
Para un intento de viraje del gobierno, se ha buscado aislar al novísimo mandatario, del fundador y secretario general de PL, Vladimir Cerrón, que se mantiene firme en su posición doctrinaria marxista-leninista-mariateguista. Ha habido dos frentes pro-aislamiento: los sectores empresariales, que han utilizado los medios de comunicación, y la izquierda cercana a Verónika Mendoza, que han librado su propia batalla, y que tienen como expectativa ser gestores del gobierno.
Es inexorable que las propuestas de Cerrón estén presentes en el próximo Congreso y en la movilización social, donde su fuerte serán las provincias del sur, principalmente en aquellas donde se desarrollan actividades mineras.
Las armas de la oposición parlamentaria, donde estarán en una sola vereda: Fuerza Popular, Renovación Popular y Avanza País, serán el debate y su expresión en opinión pública. Tienen que tener claro que habrá que hacer reformas que van a colisionar con algunos intereses empresariales.
En cuanto a los gremios empresariales, habrá posiciones divididas, de un lado la Confiep y de otro, la recientemente anunciada Unión de Gremios Empresariales del Perú. La primera, donde están predominantemente las empresas del extractivismo y del sector financiero, que serían las más afectadas por decisiones de la línea Cerrón, y la segunda, que podrían ser más tolerantes a aquellas.
El centro político no ha tomado posición durante el vía crucis electoral, se replegó; es hora que intervenga en la formación de opinión y en la intermediación entre las expectativas del ciudadano y las posiciones del gobierno.
Si la oposición quiere mediatizar las posiciones extremas que puedan plantearse desde PL, tendrá que estar unida y afinar su discurso que va más allá del beneficio-costo económico con el que se ha hecho política en los últimos 30 años.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.