La Gestión Pública es un servicio que prestan los empleados del Estado a todos los peruanos para alcanzar el mayor nivel posible de inversión, crecimiento, empleo y especialmente bienestar social en educación y salud para los usuarios más necesitados.

A mejor gestión pública, habrá mayores niveles de certidumbre, confianza, inversión, crecimiento, empleo y bienestar social.

Y viceversa lamentablemente, como lo comprobaremos en esta evaluación.

Cuál es la situación del Perú en la crisis del Covid a los 100 días de cuarentena:

A. En términos sanitarios, nuestros resultados han empeorado aún más, con una cuarentena de las más largas a nivel mundial, en que exceptuando a los países pequeños no comparables, somos el segundo país a nivel mundial en infectados por millón, por encima de EE.UU. y de cualquier país europeo.

Y a nivel latinoamericano, somos el 1ro a nivel de fallecidos/millón.

Claramente, el planeamiento inicial no fue seguido de una buena gestión en el MINSA y se requiere un cambio a nivel ministerial.

B. En términos económicos, se han perdido aproximadamente US$ 27,500 MM o 12% del PBI y 2.3 millones de empleos –solo en Lima– directamente debido a la cuarentena.

De estos 2.3 millones de empleos perdidos en Lima, el 57% corresponde a empleados de MYPES con 1 a 10 empleados y el 31% a empresas con más de 50 empleados.

Tal como lo advertimos con anticipación, la demora del Gobierno en la implementación de Reactiva Perú causo que, una situación de iliquidez se convirtiera en una muy distinta y peor de insolvencia, quiebra y pérdida de empleo de millones de peruanos.

En conjunto, el impacto económico de la crisis generará un decrecimiento aproximado del 15% del PBI para el 2020, cifra que a su vez es más del triple del promedio de decrecimiento latinoamericano para el 2020.

Incluso economistas de prestigio han estimado que se podrían perder las ganancias de los últimos 20 años en mejoras del ingreso promedio y reducción de la pobreza.

C. En términos logísticos, el Gobierno continuó en su equivocación usando los tres niveles de gobierno en vez de usar los encadenamientos logísticos de las FF.AA. o una cadena privada nacional, con lo cual se habría multiplicado muchas veces la eficiencia del proceso y eliminado la mayor parte de la corrupción.

Si esto se hubiera hecho desde el inicio como lo sugerimos, las provisiones se hubieran entregado en cajas para una semana por familia y en la primera entrega se añadía un celular al que se hubieran abonado los “Bonos Solidarios” vía BIM, billetera electrónica móvil, y se resolvían varios problemas a la vez, sin aglomeraciones de gente ni colas en los bancos ni necesidad de ir a los mercados.

Tal como lo han hecho en Guayaquil con tanto éxito y redujeron la pandemia prácticamente a cero.

Es claro que el manejo de la crisis exclusivamente por el sector público, medido por sus muy negativos resultados, ha sido un gran error.

Nuestro país no da más con este enfoque, es momento de enmendar rumbos y hacer necesarios cambios en el Gabinete, para que en alianza con el sector privado, se llame a los mejores gestores para cada sector involucrado, buscando gente calificada que produzcan buenos resultados.