Gobernados por un mitómano consuetudinario

Gobernados por un mitómano consuetudinario

Las mentiras del aún presidente Pedro Castillo se cuentan por centenares… al menos. No hay fecha en que este sombrero andante no engañe impunemente a los peruanos. Incluso a los extranjeros, haciendo papelones a nombre del Perú. Como este dislate que pronunciara últimamente en Colombia: “Nosotros creemos importante de (sic) que mientras más se acerque el Estado a la población, uno también hace que su almohada se convierta, o su conciencia de convierta en una almohada tranquila.” ¿Qué tal?

Pero volvamos a su rutina de sus mentiras. Este profesor estafó a 32 millones de peruanos haciéndose filmar una escena digna de Disney, cortesía de canal N, del arribista El Comercio, colocando como escenario a unos cerros revestidos de pastizales rodeados de inocentes animalitos, identificándose como humilde, candoroso, inocuo hombrecito andino; aunque apellidado Castillo Terrones y de nombre Pedro. Pero él ya arrastraba devoción por su alma mater, la facción senderista de sindicato magisterial que lideró. Incluso durante el régimen PPK protagonizó una escena donde su camaradas le gritan “tírate al suelo”. ¡Y lo hizo para culpar a la Policía de haberle maltratado! A esa Policía a la que viene destruyéndola para reconvertirla en furgón de sus engreídas “rondas campesinas”, versión chicha de la NKVD, siniestra policía de Stalin. Desde entonces no ha dejado de mentir consuetudinariamente burlándose de los peruanos y el mundo. Sería ocioso hacer un inventario de sus falsedades porque las lanza a diario y a todo momento. La principal quizá sea un engaño basado en gestos, más que en palabras.

Hablamos de esa parodia teatral sobre su aparente enfrentamiento con el partido que lo encumbrara; y por tanto con el dueño de mismo, Vladimir Cerrón, condenado por corrupto y actualmente investigado como cleptómano por liderar una banda criminal, “Los Dinámicos del Centro”, que se levantó en peso a la gobernación de Junín. Porque ese enfrentamiento nunca ocurrió. Fue un montaje destinado a engatusarlo a usted, amable lector, para que cual víbora de dos cabezas, el marxismo/senderismo avance y se consolide rápidamente en el secuestro del Estado y del poder. En seis meses Castillo ha copado los puestos clave, digitado los ascensos militares, desbaratado a la Policía infiltrándola de aliados suyos, y nombrado a “gobernadores” pertenecientes a sendero, para manipular las elecciones regionales y municipales de octubre próximo. Esto, además de marear al pueblo repitiéndole mentiras como que la economía está mejorando “porque la derecha me dejó un forado descomunal”; o culpar al BCR de la devaluación producto del pánico ciudadano, que se ha ralentizado porque la gente que convirtió sus soles en dólares para protegerse, por inacción y desgobierno del régimen Castillo en seis meses de crisis económica, ha tenido que liquidar dichos ahorros para so-bre-vi-vir.

A todo esto Mirtha Vásquez, imitadora de Cleopatra en versión chicha, persiste en que “los medios coordinen con Castillo para lograr entrevistarlo.” ¡No, señora Cleopatra!

El periodismo ni coordina ni transa con el poder. Si Castillo está dispuesto a que le entrevisten, que lo diga públicamente. ¡Y lo haga sin cortapisas, sin condicionamientos ni exclusiones!

Esperamos que las dos entrevistas que ha concedido a dos medios de comunicación el Presidente sea del agrado de los que votaron por él y también de los que no votaron por él.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.