Zaida Arias, electa congresista, nos dio a conocer que en Perú Libre tienen previsto cerrar el Congreso, aunque Pedro Castillo lo ha negado sin convencernos. Vladimir Cerrón ya precisó que plantearán 2 cuestiones de confianza, que les daría el resultado de disolver el Congreso, tal como lo hizo el sátrapa de Vizcarra.

El objetivo sería llamar a nuevas elecciones congresales de forma inmediata, para tener un parlamento a su medida, pues la conformación actual, sin mayoría de su partido, obstaculizaría la intención de desaparecer las instituciones que le son incómodas.

Si Pedro Castillo gana, no serían extrañas las violaciones a los derechos humanos, por lo menos de los opositores. En este caso, siendo los congresistas los que con su voto mantienen o modifican cambios en la Constitución y la estructura de las instituciones, como el nombramiento de sus titulares, pues si no se rinden ante Castillo, serán los primeros enemigos del gobierno.

Esta situación sin duda se agravará, pues les guste o no, los congresistas tendrán que cumplir su función de fiscalizar y con un gobierno intolerante como el de Castillo, el Congreso de la República como institución y los actuales congresistas virtuales son los principales enemigos de un gobierno golpista.