¿Hay tensiones entre Estados Unidos e Israel?

¿Hay tensiones entre Estados Unidos e Israel?

A pesar de los recientes sucesos en la guerra de Israel contra el Hamás, el grupo miliciano palestino que controla la Franja de Gaza desde que la tomaran en 2006 por elecciones cuestionadas, y que habría cobrado más de 18 mil muertos, según dan cuenta fuentes palestinas en la propia Gaza, originando que el gobierno de los Estados Unidos de América pida al del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que baje la intensidad del combate, no veo por ningún lado que se produzca un enfriamiento o un resquebrajamiento de la sólida alianza estratégica que mantienen ambos Estados desde que su vinculación se volviera pétrea a la luz de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), en que se produjo el desgraciado Holocausto judío y Washington se constituyera en uno de los países más relevantes del sistema internacional en avalar la existencia de un Hogar Nacional judío promoviendo en las Naciones Unidas la Resolución 181. Por tanto, para quienes creen que el gobierno de Joe Biden le bajará el dedo al de Netanyahu, por las muertes contadas hasta la fecha –incluso los tres israelíes abatidos fortuitamente por sus propias tropas–, están completamente equivocados.

La relación entre ambos países solamente puede leerse de una manera: para Washington, el Estado de Israel, es y seguirá, siendo su mayor aliado en el Medio Oriente y por eso no lo abandonará. Todo lo contrario, Israel asume que el poder de Estados Unidos ha sido siempre su mayor conexión de garantía respecto de los demás países árabes o de las naciones islámicas. Los sucesivos gobiernos de Estados Unidos de América, a su turno, sean republicanos o demócratas, como el de Joe Biden, están llamados a conservar la política de Estado que Washington decidió hace mucho tiempo, primero respecto de Israel –muchos judíos emigraron hacia Norteamérica por la guerra de 1939–, y enseguida sobre el Medio Oriente, donde las pugnas giran en razón a que en ese espacio geográfico abunda el petróleo, que sigue siendo el mineral más reclamado por los países de la comunidad internacional. De allí que, la relación entre Washington e Israel, aunque a veces podría parecer tirante o tensa, como vimos entre el expresidente estadounidense Barack Obama y Benjamín Netanyahu, más tirante que los pequeños roces de hoy entre el primer ministro de Israel y Joe Biden, en el fondo no lo es, y ninguno permitirá su deterioro y lo digo desde el puro realismo político.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter, Instagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.