El misterio, para varios escritores, consiste en identificar sobre qué escribir. Algunos eligen su propia vida como disparador de la historia; otros observan las calles y tratan de responder qué piensa o siente un peatón común, un compañero o compañera de clase o vecino, un hijo de la ciudad o del campo. Y es una especie de apuesta/tortura saber si ese disparador llevará al autor o autora a escribir una historia que importe, que interese a alguien más. Sobre cómo escribir, sobreviven centenares de manuales que enfatizan la estructura o las reglas de eufonía, como también los errores más comunes e inaceptables; en todo caso, esta reflexión surgirá después de encontrase con la historia. Y planteo todo esto porque pienso en la fuente Perú. Encontrar un disparador para alguien entre los 30 y 40 años no es difícil, en realidad en el Perú tenemos, en eso, un superávit. Vivimos en un país de violencia de género, intolerancia, pluricultural, que convive con mitos profanos, terrorismo, delincuencia, riqueza idiomática y etc.

Sin duda, esto, lo del disparador me interesó muchísimo en el libro de cuentos Hijos de la guerra (hipocampo editores, 2020) de Emmanuel Grau. Su prosa es solvente, sí; la construcción de los personajes es bastante adecuada y logra caracterizarlos eficazmente y, por supuesto, la trama es más que entretenida: un halo de violencia y tristeza llevan en la sangre los personajes de Hijos de la guerra. Sin dudas, Emmanuel Grau nos presenta un buen libro de cuentos, pero son los disparadores los que me han interesado muchísimo: si pensamos solo en los primeros cuentos que componen esta publicación, encontramos: César Vallejo, violencia urbana y terrorismo. Sobre estos temas, Grau alimenta el imaginario, recrea situaciones, describe o toma distancia cuando es pertinente. Muy interesantes los cuentos de Hijos de la guerra, pues Emmanuel Grau es un escritor astuto, capaz de observar, escuchar la Historia y llenar los vacíos con una coherente imaginación. Es un escritor que genera expectativa sobre sus próximos libros, por los que estaremos atentos.