Columnista - Hugo Guerra

La obligación de enfrentar al Foro de Puebla

Hugo Guerra

22 oct. 2019 03:10 am
A+

La violencia desatada por la izquierda radical en Ecuador, Chile, Honduras, Cataluña y partes de Argentina evidencia una nueva arremetida del Foro de Sao Paulo (hoy Foro de Puebla).
El Perú es también objetivo central de esa mafia que busca imponer el socialismo del siglo XXI no solo con la estrategia gramsciana de infiltrar la democracia liberal, sino con el uso de la fuerza. La advertencia del asesino Diosdado Cabello es clarísima: “Viene un huracán bolivariano”.

Los objetivos definidos por diez cabecillas marxistas en julio de este año son desestabilizar a Duque, Bolsonaro y Lenín Moreno; impedir la reactivación del TIAR; desmantelar el Grupo de Lima; romper el bloque democrático en la OEA; e instaurar un gobierno socialista en el Perú.

El último comunicado de la OEA advierte claramente que “Las actuales corrientes de desestabilización de los sistemas políticos tienen su origen en la estrategia de las dictaduras bolivariana y cubana, que buscan nuevamente reposicionarse (…) a través de su vieja metodología de exportar polarización y malas prácticas, pero esencialmente financiar, apoyar y promover conflicto político y social”.

En Ecuador y Chile las FF.AA. patrióticamente han intervenido sin temor, impidiendo que ambos países se precipiten en el caos que, respectivamente, vivieron bajo Allende y Correa. Aquí, sin embargo, nuestros comandantes generales, deshonrosamente y a sabiendas de que existe sedición en el sur, que el terrorismo está reactivado y que Vizcarra se ha ungido dictador, vergonzosa y miserablemente se han sumado a la corriente ahistórica del totalitarismo comunista. Hoy, bajo su protección inexcusable se permite la persecución política, el copamiento de la Fiscalía y el TC, el entreguismo vendepatria a Odebrecht, la preservación del club de la construcción, la dilapidación de los recursos fiscales, el robo de los fondos públicos, y la convocatoria a elecciones parlamentarias ilegales previas a una Constituyente que consolide una República socialista.

La Inteligencia Estratégica Conjunta ha recomendado devolver el orden democrático que representa Pedro Olaechea, pero debe ser tanta la corrupción de los mandos actuales que prefieren esperar pasivamente que las “brisas bolivarianas” se conviertan en tormenta. En cuanto al cartel mediático su prostitución no entiende que así como el local de El Mercurio de Santiago ha sido incendiado, igual puede pasar aquí con la prensa cómplice del golpismo.

Por eso es obligación moral resistir y luchar duramente para que el Perú no se precipite en el averno que la izquierda continental nos tiene deparado.

Post Relacionados

La criminal “inmunidad de rebaño”

La mejor demostración de que el Gobierno es incapaz de afrontar eficientemente la lucha contra la pandemia es la nueva estrategia de la “inmunidad de rebaño”. En plena fase cuatro del Covid (transmisión comunitaria sostenida) se anuncia el sálvese quien pueda. Desde cálculos gruesos un 70% de la población terminará contagiada; de ese total dos

¡Contra la estupidez!

Incrementar impuestos a los “más ricos” y emitir bonos de solidaridad que recauden fondos adicionales para combatir el Covid-19 no es un problema técnico, sino una estupidez ideológica que debemos combatir. Vizcarra y su “comando” contra la pandemia ya fracasó. La confrontación entre sanitaristas y economicistas ha desembocado en medidas erradas de contención de la

Vamos mal

El Gobierno sigue disparándose a los pies en la lucha contra el Covid-19, y la degradación del liderazgo presidencial atiza las tensiones sociales, que son ya una olla de presión a punto de estallar. La pésima capacidad comunicacional de Vizcarra -forzado vocero cotidiano del “Comando”- determina que las políticas de lucha contra la pandemia aparezcan