Hugo Guerra

Hugo Guerra

ESPOLÓN DE PROA

Acerca de Hugo Guerra:





La recesión y el legado marxista

Celebro la muerte de Marta Harnecker, la comunista chilena autora de “Los conceptos elementales del materialismo histórico” y coautora del Socialismo del siglo XXI junto a Heinz Dietrich Steffan.

Para escándalo de algunos, a la refugiada en Cuba la tildo de “perra comunista”, primero porque hay fallecimientos gratísimos (los de Hitler y Mussolini, por ejemplo) y luego porque fue parte del complot castrista de expansión ideológica en América Latina. Ella hizo mucho daño en el Perú a los niños que durante el velasquismo de los años 70 fueron obligados a adoctrinarse con sus textos “de lectura obligatoria”.

Su basura conceptual era acompañada por otra escoria, también de consumo obligado en la dictadura, llamada “Para leer al pato Donald”, de Ariel Dorfman y Armand Mattelart.

Dos generaciones de peruanos terminaron contaminados por el marxismo alentado desde la reforma educativa del velascato, orientada a desmontar el Estado liberal. Eso contribuyó desde la propagación del socialismo criollo, hasta el populismo  y estatismo que inclusive hoy –a juzgar por el impresentable ministro de Justicia Vicente Zeballos– amenazan con volver vía la destrucción del modelo económico postulado por la Constitución de 1993.

La visión retrógrada, sumada a la estrategia gramsciana de destruir las bases de nuestra cultura por medio de la confrontación esencial (la ideología de género), sigue pasándonos la factura. El resultado de la concepción neomarxista impulsada por las ONG que han secuestrado a Martín Vizcarra al extorsionarlo por su pasado plagado de denuncias penales, es el deterioro progresivo de la economía nacional.

La confrontación con el Congreso, el copamiento de la Fiscalía y parte del Poder Judicial, sumado a la ineptocracia de ministros y burócratas nos ha llevado a una parálisis casi total. Este año creceremos por debajo de 3 % del PBI, el desempleo total sobrepasa a 500 mil jóvenes solo en Lima, la inversión privada se ha contraído, el stock de potenciales inversiones mineras está congelado, la inversión pública es negativa; mientras tanto, el gasto corriente se dispara en las subvenciones a la prensa mermelera, las consultorías que forman un Estado paralelo y el gasto corriente que acaba de emitir más de 3,500 millones de dólares de nueva deuda externa.

El marxismo nos sigue haciendo daño y el títere Martín Vizcarra lo está aplicando; paradójicamente sube en las encuestas; pero, claro, mientras arde Roma el babieca toca la lira y celebra la ridícula reforma política postulada por sus “notables”… también marxistas.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército

“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército