Columnista - Hugo Guerra

PATAS ARRIBA

Hugo Guerra

21 feb. 2017 00:00 am
A+

Para describir lo que pasa hoy en el Perú recurro a Eduardo Galeano, el izquierdista uruguayo reciclado, cuando dice: “Hace ciento treinta años, después de visitar el país de las maravillas, Alicia se metió en un espejo para descubrir el mundo al revés. Si Alicia renaciera en nuestros días, no necesitaría atravesar ningún espejo: le bastaría con asomarse a la ventana”.

Bajo la ventana hay un país en el que únicamente aquellos que no se ocupan de los asuntos públicos porque solo cuidan de su ombligo, no entienden que el sistema político está patas arriba, que la democracia es fragilísima, que la economía está recesada y que los sinvergüenzas gritan “al ladrón, al ladrón” para confundir e intentar librarse de sus delitos.

La desfachatez mayor corresponde a los marxistoides. Su patética “marcha contra la corrupción” aparte de escuálida, terminó como siempre acaban las acciones rojas, entre palos y piedras de las facciones de Verónika Mendoza y del ex cura Arana. La primera tiene la osadía de descalificar a todos, pese a que hasta ahora no aclara su participación en los faenones de Nadine y sus agendas. El segundo es tan descarado que reconoce que “Hubiera sido un fiasco si el Frente Amplio gobernaba”. Junto a ellos ha marchado Susana Villarán, la que jamás ha aclarado quién le pagó a Favre por la campaña contra la revocatoria; y el griterío lo ha encabezado en el Congreso Marisa Glave, la revocada, quien tampoco estaría desvinculada de la mafia brasileña.

La ilusa mansedumbre de algunos pulpines y la mañosa intrusión de seudo gremios como la CGTP y construcción civil no han marcado distancia del procesado Gregorio Santos, el que anda organizando las revueltas antimineras que estallarán entre mayo y junio próximos.

Entre tanto, el despreciable abogado de las basuras humanas llamadas Abimael Guzmán, Elena Iparraguirre, Laura Zambrano, María Pantoja  y ‘Artemio’, ha relativizado el atentado de Tarata (1992), calificándolo como “un (simple) hecho lamentable”.

La cereza sobre el pastel la pone un sector de pepekas, que no solo ha participado de la marcha, sino que ha lanzado una cortina de humo (antiaprista y antifujimorista) con apoyo de ese cartel mediático que intenta tapar sus negociados en época del prófugo Toledo.

Mientras tanto, PPK pasea por EE.UU. luego de seguir protegiendo a empresas peruanas asociadas a la mafia no de Odebrecht sino, al final, de Lula y el Foro de Sao Paulo. ¡Pobre Perú!

HUGO GUERRA

Post Relacionados

O cambian el Gabinete o cambiamos a todos

Los peruanos ya no aguantamos más, entramos a la cuarta prórroga de la cuarentena con hartazgo, desesperanza y mucha ira. No tenemos confianza en quienes encabezan la lucha contra el Covid-19; la realidad ha demostrado que son burócratas incapaces, corruptos e indolentes que no tienen liderazgo. Cuando Vizcarra aparece en sus monólogos cotidianos es apenas

La criminal “inmunidad de rebaño”

La mejor demostración de que el Gobierno es incapaz de afrontar eficientemente la lucha contra la pandemia es la nueva estrategia de la “inmunidad de rebaño”. En plena fase cuatro del Covid (transmisión comunitaria sostenida) se anuncia el sálvese quien pueda. Desde cálculos gruesos un 70% de la población terminará contagiada; de ese total dos

¡Contra la estupidez!

Incrementar impuestos a los “más ricos” y emitir bonos de solidaridad que recauden fondos adicionales para combatir el Covid-19 no es un problema técnico, sino una estupidez ideológica que debemos combatir. Vizcarra y su “comando” contra la pandemia ya fracasó. La confrontación entre sanitaristas y economicistas ha desembocado en medidas erradas de contención de la