Omar Merino López (APP), presidente de la Comisión de Salud del Congreso, canceló la invitación del científico Andreas Kalcker, investigador del dióxido de cloro, que viene curando del Covid-19 a miles de personas en todo el mundo, echándole la culpa a la congresista Yessy Fabián Díaz (AP).

¿La razón? Un cargamontón mediático orquestado con el fin de darle cuestionable respaldo al increíble pedido de científicos.pe para que se cancele la reunión, lo que han logrado bajo coacción a los congresistas y vituperios a un científico que está revolucionando la farmacología afectando a los poderosos laboratorios farmacéuticos: oscuros intereses detrás de esta vergüenza nacional.

El congresista Merino López afirma que canceló la reunión porque la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos USA) y la FTC (Comisión Federal de Comercio USA) han encendido las alertas respecto al uso de estas sustancias que han denominado fraudulentas, sin informarse que esas organizaciones están cooptadas por la red genocida mundial; que el Parlamento boliviano ya lo ha legalizado y que en todo el mundo se viene usando con éxito en el combate del coronavirus, puesto que en horas los infectados superan los síntomas y arrojan en los exámenes cero infección.

Muy sospechoso y evidencia probatoria de la red genocida, que el jefe del Comando Covid-19 de Ayacucho, Dr. Amílcar Huancahuari, fuese separado del cargo por difundir la eficacia del dióxido de cloro; que el video de un alcalde de un distrito peruano, que ha fabricado y entregado gratuitamente dióxido de cloro a su pueblo y ha logrado cero muertes y cero contagios, haya sido censurado en YouTube; que el Indecopi sin estudio científico suficiente haya prohibido la comercialización del dióxido de cloro con una celeridad notable; y ahora este montaje de campaña mediática de descrédito que usa organizaciones supuestamente científicas para invalidar científicos que notablemente no buscan ningún aprovechamiento en enseñar cómo producir una sustancia tan económica y efectiva, nos permiten comprobar que estamos frente a un ensamblaje genocida que busca que la mayor cantidad de peruanos mueran víctimas de un virus fabricado para matar, y que teniendo cura, tratan desesperadamente que no sea conocida.

Pretenden obligarnos a ponernos la vacuna letal con el chip; mantener la enfermedad, el temor y la cuarentena para quebrar economías, es la estrategia de dominación del Gobierno totalitario mundial; la captura y encarcelamiento de los responsables nacionales y extranjeros: la salida.